sábado, 21 de febrero de 2015

Y Toni cogió su fusil

   Y Toni cogió su fusil.. La decisión del Gobierno de Rajoy de nombrar a Antonio Sanz delegado en Andalucía no deja de ser un paso más en ese camino errático que el Partido Popular recorre a diario en nuestra tierra. Si la elección de Moreno Bonilla como Presidente del partido y candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía sólo alcanzará la categoría de acto fallido cuando se contemple desde una perspectiva histórica que parece la vamos a tener muy pronto, el nombramiento de Sanz, por contra, sólo responde a las leyes de la lógica que rigen los destinos de los populares andaluces y que dimanan del enfrentamiento fratricida que en las alturas de Génova libran desde hace años el espíritu fantasmal del Campeón y la debilidad autoritaria de la Secretaria General. Parece que el Partido Popular de Andalucía estuviese empeñado una vez más, y ya van..., en hacer de la Ley de Murphy el principio rector de su comportamiento institucional y político de Despeñaperros hacia abajo.
   Dice un amigo mio que colocar a Sanz al frente de la delegación del Gobierno es como encomendarle al Conde Drácula la vigilancia de un banco de sangre, comentario que pudiera resultar exagerado pero que quizás pueda reflejar de forma gráfica la zozobra que provoca el mero anuncio del nombramiento de cara a mantener un mínimo de subsistencia en las relaciones entre los gobiernos de Andalucía y España. Sanz nunca fue un hombre de estado, ni falta que le hizo, su fortuna política procede de otras habilidades, y entre ellas una, arrimarse más que José Tomás a la sombra del Campeón.
  Dice mucho del personaje su polivalencia política e institucional cercana al don de la ubicuidad, si de un futbolista se tratara sería el sueño de cualquier entrenador a la hora de hacer una convocatoria. Hace poco menos de un mes, en un nuevo episodio de" Como enseñar a tu dragón" dirigido por Arenas, fue nombrado responsable de la campaña electoral del PP para las elecciones autonómicas, un paso más en la "forja de un rebelde", al tiempo que una clara maniobra de convertir a Moreno Bonilla en un alumno aventajado del Conde de Montecristo en su etapa en las mazmorras del Castillo de If. Poco le ha durado a Sanz su vocación electoral pero bien poco también que le importa. Había sido nombrado hace apenas una semana cabeza de lista al Parlamento andaluz por la provincia de Cádiz y al grito de "vamos a parar a la izquierda radical" había protagonizado el pasado fin de semana uno de esos "aquelarres mediáticos" que tanto le ponen en compañía de quienes hoy padecen ya su "orfandad" al frente de tan prestigiada candidatura. Pero no hay cargo ni nombramiento capaz de frenar la voluntad de servicio a España del político jerezano, de ahí que no pudiera resistirse una vez más a los designios que la "divina providencia", a través del profeta Javier, le hacía llegar en forma de misión de Estado.
  En Andalucía nos preparamos ya para esa conjunción planetaria en forma de llegada de Sanz a la delegación del Gobierno, aprobación de la Ley Mordaza, reforma del Código Penal y otros planetas menores. Los despliegues de fuerzas de seguridad en actuaciones judiciales de la delegada Crespo pueden convertirse en juegos de patio de guardería en pocos días, el asedio a la Diputación de Huelva del día de ayer suena a trompeta del profeta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario