miércoles, 28 de agosto de 2013

Las Mareas de Antonio Sanz

    Que al presidente provincial del Partido Popular en Cádiz, el señor Sanz, le faltan un par de mareas, que decimos por esta tierra, no es ningún secreto, más bien se trata de un secreto a voces más fuertes que las que suele dar la señora alcaldesa de Cádis en los plenos y en alguna que otra rueda de prensa. Y precisamente en la última de ellas doña Teofila metió un “gambazo” de esos con los que deleita a la afición de cuando en cuando presa de sus furias y sus fobias. A la señora alcaldesa le resulta imposible más que dificil soportar las críticas ciudadanas a su “maravillosa” gestión municipal que ultimamente hace aguas por doquier y tiene ocurrencias como la de culpar a la gente de Cádiz de acudir al Ayuntamiento a por ayudas sociales mientras “se atreven” a tener una cuenta en Twiter, porque que ella sepa eso cuesta dinero, craso error doña Teofila, las cuentas que cuestan dinero son las del señor Bárcenas en Suiza que para mantenerlas hay que pagar, las cuentas de Twiter son tan gratuitas como sus palabras, señora alcaldesa.

Pero a lo que ibamos es al tema de las mareas que le faltan al señor Sanz que al menos son dos, la de la sensatez y la de la bonhomia, y con ser preocupante lo primero no deja de serlo aún más lo segundo. Estamos acostumbrados a su estilo “matonero”, a su capacidad ilimitada para la fábula generadora de escándalos en sus adversarios políticos se trate del tema que se trate hasta el punto de merecer calificativos que no me atrevo a reproducir por respeto al ser humano que se esconde detrás de su desfachatez política. Es un experto “tahúr del Missisipi” en su tarea política capaz de sacarse una carta de la manga en forma de calumnia y difamación sin importarle lo más mínimo la verdad de los hechos y sin que se mueva un músculo en su rostro.
Y ahora le ha tocado, mal que le pese, acudir en socorro de la Alcaldesa “enredada” para intentar cambiar una vez más la realidad de los hechos aplicando el librillo de su “maestro”, el señor Arenas, en especial el capítulo referente a convertir a las víctimas en verdugos. Llevaba el hombre unos dias intentando “desenredar” a la Alcaldesa culpando a la “izquierda radical” de ciertas amenazas que al parecer se han lanzado en las redes sociales, cuestión esta totalmente reprobable pero sobre todo denunciable en las instancias policiales y judiciales, y para ello no se le ha ocurrido otra cosa que empezar hablando de “izquierda radical” el primer dia, pasando a culpar a Izquierda Unida el segundo para terminar extendiendo su acusación al PSOE el tercer dia. Yo desconozco a quien se puede referir el señor Sanz con los términos de “izquierda radical”, pero lo que si tengo muy claro es su falta de “bonhomia” y sensatez cuando culpa a partidos democráticos, y más repetuosos con el sistema que las Nuevas Genraciones del Partido Popular, como es el caso de Izquierda Unida o el Partido Socialista, que además, que yo sepa y así consta en nota de prensa”, se había pronunciado claramente condenando los ataques a la señora Alcaldesa en las redes sociales como no podía ser de otra manera.

¿Qué pretende entonces el señor Sanz con su progresiva extensión de responsabilidades? ¿Porqué difama una vez más a sus adversarios políticos? ¿ Es Izquierda Unida o el PSOE responsable de la supina ignorancia de Teofila Martinez en temas de redes sociales? ¿ Porqué se intenta confundir a la opinión pública convirtiendo a las víctimas en verdugos? ¿Somos culpables los demás de que la Alcaldesa toque de oido en este como en otros muchos temas? Para mi la única respuesta clara es que en los tiempos en que el señor Sanz frecuentaba las aulas nuestro sistema educativo debía ser bastante imperfecto o se prestaba excesiva atención a la “Formación del Espíritu Nacional”, quizás sea esto último la causa de tanto desproposito “enredado”....

1 comentario:

  1. PACO ,como se te quedo el cuerpo ,cuando ocaña jugador del san fernando cd, desde 40 metro metio ese golazo,je,je,je ,SAN FERNANDO TEQUIERO,TE QUIERO,LO,LO,LO

    ResponderEliminar