domingo, 7 de julio de 2013

La Gota Malaya


Dos acontecimientos políticos recorren estos dias la actualidad andaluza de norte a sur como si de un Guadalquivir furioso se tratara, de un lado el nuevo auto judicial de la señora Alaya arremetiendo contra la estructura político-institucional de la Junta de Andalucia en lo que ella misma ha calificado como un “salto cualitativo” en la instrucción de los ERES, y de otro lado las primarias del PSOE-A para la candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucia en lo que se ha calificado como un “hecho histórico” en el devenir del socialismo español en estos que no son sus mejores momentos. En definitiva, dos acontecimientos que han devorado las portadas de los periódicos y de los informativos audiovisuales, que han apartado por unos momentos la mirada social del “escandalo Bárcenas” y del pacto territorial que Rubalcaba ha sellado con los barones terrotoriales del Partido Socialista en un digno empeño por taponar una de las heridas más sangrantes de nuestra reciente historia como partido, por aquello de que al perro flaco todo se le vuelven pulgas.

Lo de la instrucción de los ERES es como la gota malaya que cada cinco minutos golpea la frente del PSOE-A. No hay acontecimiento en la vida interna o externa de nuestro Partido que no se vea afectado por algún “salto cualitativo” en la instrucción. La llamada de altas instancias judiciales a que la instrucción no demore más sus plazos es contestada una y otra vez con nuevas dilligencias derivadas de altisonantes operaciones policiales y situan este caso a las puertas de inscribirse en el libro Guinness de los records en la categoria del proceso judicial más largo de la historia.

Nadie duda, visto lo visto hasta ahora, que este proceso judicial puede acompañarnos a lo largo de toda la década, que la acción política e institucional de nuestro Partido va a tener que incorporarlo como un apartado más de nuestro programa para las próximas citas electorales y también las siguientes mientras nuestra particular Penélope desteje por las noches lo que teje durante el dia a la espera de su particular Hércules vestido con los ropajes de instancias judiciales superiores.

Lo de las primarias del PSOE-A es otra historia, es una historia nueva, esa por la que vienen suspirando, desde el tiempo inmemorial en el que aparecieron las redes sociales, miles y miles de militantes de este Partido. Por fin llegó la cosecha de las bases, por fin Twiter, Facebook, Whassap, Line y demás redes sociales encontraron el auténtico sentido de su existencia, nadie ni nada me puede quitar de la cabeza que este y no otro era el auténtico objetivo de todas esas redes, servir de vehiculo de expresión, rozando el desahogo, de una militancia frustrada en sus expectativas electorales y políticas y deseosa de adelantar posiciones en esa parrilla de salida como si del Ferrari de Alonso se tratara.

Las primarias se han convertido para muchos en una especie de experiencia mística sobrecogedora, el altar en el que purificar los pecados del “Antiguo Régimen” sacrificando “las viejas formas” en aras de un futuro incierto, concediendoles un poder casi mágico para el que no es necesario ni la ideología, ni el programa, ni tan siquiera los estatutos del Partido.

Yo, desde el convencimiento de que la innovación también es buena en los partidos, hasta justa y necesaria que dice la liturgia, me enfrento a este proceso interno consciente de que el nuevo sistema puede aportar una parte importante del valor añadido que precisa la regeneración de la política y de los políticos pero también desde la certeza de que sólo de primarias no vive el socialismo español y andaluz, por lo tanto situemos el acontecimiento en sus justos terminos y no olvidemos la importancia que para nuestra cita con la historia ha de tener la Conferencia Política del próximo otoño después de la cual probablemente esta panacea participativa tal como la conocemos hoy quedará vieja y anticuada y la fiesta de la democracia interna tendrá otra letra y otra música.

2 comentarios:

  1. Me temo, Paco, que estas no son las primarias que se han venido pidiendo, como tu dices, por tierra, mar y aire. Ni siquiera estoy segura de que al final haya votación, a lo mejor se queda en aclamación. Soy de las que piensan que había que haber esperado a clarificar el proceso de primarias, con aportaciones, democráticamente, en la Conferencia política de otoño. Y eso hubiera fortalecido realmente a quien salga. Pero, en fin, doctores tiene la iglesiaXDD

    ResponderEliminar
  2. Cristina, creo que con quién hay que acabar es con esos doctores

    ResponderEliminar