miércoles, 22 de mayo de 2013

¿Vuelve el hombre?

   Vuelve el hombre, al menos esa es la conclusión a la que han llegado buen número de tertulianos, periodistas, políticos de distinto signo, incluido el popular, y ciudadanos en general. Después de la entrevista de anoche en televisión al expresidente Aznar uno parece estar ante aquel spot publicitario de finales de los ochenta que anunciaba una colonia para hombres, Otelo, como el personaje de Shakespeare, de la casa Milano, ese era el slogan, "Vuelve el hombre", y como en un extraño paralelismo se nos aparece Aznar como sí de un celópata Otelo se tratara. Son muchas las interpretaciones que se están dando a esa entrada del expresidente en el plató de Antena 3 como sí de un elefante en una cacharrería  se tratara y también eran muchas las opiniones que circulaban en el previo sobre la intencionalidad de la comparecencia televisiva, opiniones diversas pero al mismo tiempo coincidentes en una idea, ha escogido el momento y la va a montar gorda.

   Y así ha sido, el hombre ha vuelto y lo ha hecho con una enmienda a la totalidad a la política económica del actual gobierno. Porque no nos engañemos, la razón una vez más es la economía y más concretamente la política fiscal, el hombre ha vuelto para darle en el trasero de Montoro una patada a Rajoy desde la coincidencia con Esperanza Aguirre que es quien viene manteniendo el legado ultraliberal de los gobiernos de José María Aznar y que ya venía pateando al ministro de Hacienda desde hace ya algún tiempo convirtiéndolo así en el patito de feria sobre el que han disparado todos aquellos que siguen instalados en la nostalgia del "Caudillo de las Azores", pero una cuestión tan evidente no puede llevarnos a engaño, la rebaja de la fiscalidad no es el fin en sí misma, más bien es el banderín de enganche que ha desplegado el sector más ultraconservador de Partido Popular en su objetivo último de hacerse con las riendas dé la organización en un futuro que se prevee   incierto a tenor de como se consumen en el infierno de las encuestas las expectativas del Gobierno y del partido que lo sustenta.
    Pero para mi sería un error en el análisis entender que Rajoy es el mal menor, Rajoy y su gobierno es el mal mayor, no es Aznar sino Rajoy quien ha puesto en marcha todo ese arsenal de armas de destrucción masiva del estado del bienestar en este país, no es Aznar sino Rajoy quien ha aprobado una serie de medidas legislativas que suponen un auténtico regreso al pasado más allá aún de lo que fueron los gobiernos de José María Aznar en materia educativa o de derechos de la mujer por citar un par de ejemplos, no es Aznar sino Rajoy quien ha conseguido batir el récord de desempleados en la última encuesta de población activa a pesar de habernos castigado con una durisima reforma laboral o quizás probablemente por ello. Por todo esto hay quienes piensan, quizás rizando el rizo, que sacar a pasear el fantasma de Aznar es una operación beneficiosa para Mariano Rajoy tan necesitado de reforzar una imagen reformista moderada, pudiera ser que pudiera que cantaba el poeta, pero me parece una operación pelín arriesgada en un Partido Popular que vive sus momentos más bajos a pesar de su absoluta mayoría parlamentaria y donde ya nadie conoce a nadie que es la señal más inequívoca de que hán comenzado las hostilidades internas como bien se sabe desde hace algún tiempo.
      El aparato Popular ha intentado en el día de hoy que los miembros del Partido más expuestos a la interrogación mediática tirarán de argumentario, pero ha sido un intento frustrado con bastantes de ellos, sólo los acostumbrados a moverse con las muletas de los argumentaríos prefabricados como Sáenz de Santamaría o Alonso han sido leales a la factoría de ideas de Génova, otros como Montoro, despechado por lo que el considera una injusta agresión, han encontrado una oportunidad inesperada para el desahogo histórico y le ha endosado una de "añoranzas melancólicasque no tocan" que para sí hubieran querido muchos, y otros como el presidente del Congreso han utilizado una ironía casi indescifrable con un "las cosas se van para no volver, los tiempos ahora van por otro camino" que además de un extraño procedimiento de "cosificacion" del expresidente tiene un ciento aire de liberación inconsciente del pasado un tanto sorprendente. Lo que nos queda por ver....

2 comentarios:

  1. Miguel Ángel Gutiérrez23 de mayo de 2013, 9:01

    Estoy de acuerdo contigo Paco el mal mayor es el gobierno del PP pues sigue estando dirigido por los de siempre y con un nefasto Rajoy a la cabeza y de cabeza al suicidio social de España.

    ResponderEliminar
  2. Pues en el psoe de cadiz sobran algunos hombres y mujeres como decia Irene garcia. La imputacion y procesamiento de pilar sanchez, el nulo trabajo de lopez gil y de jimenez barrios pasando por irene garcia, sin olvidar un blanco con mas años de cargos y una cristina saucedo siguiendo la senda politica del padre como si no hubiese gente valida y preparada para sus puestos, hace que el psoe gaditaano necesite una transformacion, no de cargos sino de personas. Si no, las encuestas seguiran como van. Mal. Paco agradeceria que me colocaras este comentario si no pensare que estaras a favor de lo que hay.

    ResponderEliminar