viernes, 24 de mayo de 2013

Pacheco y Sanchez, hasta el juicio final...


Hace mucho tiempo que el partido de la política municipal jerezana se juega más en los juzgados que en el edificio de la calle Consistorio. Dije un dia, que pudiera parecer muy lejano, dado el ritmo trepidante con el que allí se consumen los tiempos, que cuando se aprieta el botón de la justicia no hay vuelta atrás y queda claro que alguien decidió un dia que era más facil judicializar la poltica municipal que gobernar y en esas estamos. Pedro Pacheco, al que en cierta ocasión llamé “el inmatable”, está politicamente en la Unidad de Cuidados intensivos, hoy el pleno municipal ha decidido su expulsión de la Corporación jerezana en un acto de politización de la justicia sin precedentes en este pais por cuanto no se ha agotado la via jurídica del recurso de casación al que tiene derecho según nuestro ordenamiento. Si esa medida se aplicara a todos los políticos del Partido gobernante en Jerez a lo largo y ancho de España bastante corporaciones locales y no locales iban a quedar como pollo sin cabeza.

Y al tiempo que el viejo zorro de la política jerezana abandona el escenario por la `puerta trasera, empujado por los odios viscerales de los actuales gobernantes del Partido Popular, que gran ejemplo para aplicar a sus correligionarios de media España, la misma justicia anuncia el procesamiento de la exalcaldesa socialista Pilar Sanchez por haber desviado los fondos del Plan E para el pago de nóminas y otras necesidades urgentes de la caja municipal. Saben todos que no fue la antigua regidora santo de mi devoción a causa de mis discrepancias con su forma de entender el logro histórico socialista de su mayoria absoluta, pero dicho esto me gustaría añadir que lo que en este caso concreto hizo la señora Sanchez podría haber llevado ante la justicia a un buen número de alcaldes y alcaldesas de todos los colores políticos y quiero recordar en este punto que en tiempos del Partido popular en la alcaldia de La Línea los fondos de la dependencia se desviaron a la misma finalidad y aún estamos esperando que la justicia tome cartas en el asunto.

Siempre he mantenido que la obligacion de la Justicia de velar por el cumplimiento de la ley no puede ser utilizado de manera torticera para impedir el mandato ciudadano a través del ejercicio de la política, y buen número de ejemplos tenemos de como con bastante frecuencia la incapacidad manifiesta para ejercer la oposición política termina llevando los asuntos públicos a la instrucción judicial, con razón o sin ella, el viejo tic de judicializar la política al que tan acostumbrado nos tiene el Partido Popular cuando la cosa no va con ellos, porque cuando de sus errores se trata no se judicializa la política sino que se presiona y descalifica a los jueces, fiscales y policias judiciales sin reparar en el grave daño que con ello producen en la confianza que la ciudadania debe tener en su sistema judicial y en su clase política, y bastantes ejemplos de ello estamos teniendo en los últimos tiempos siendo el caso del juez Baltasar Garzón el paradigma de lo que estoy diciendo, no siendo por desgracia el único ejemplo de tales prácticas.

No comparto por sistema aquella afirmación histórica de Pedro Pacheco de que “la justicia es un cachondeo”, que tan hondo caló en el subconsciente popular, pero algunas actuaciones que vivimos a diario si nos pueden llevar a pensar que hay quienes la utilizan en su propio beneficio aprovechandose de su lentitud y de aquello que escuché no hace mucho de que la justicia no tiene que ser necesariamente justa, sólo debe velar por el cumplimiento de las leyes, y con bastante frecuencia ambas cosas van de la mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario