miércoles, 15 de mayo de 2013

La Operación Triunfo del PP-A

   Bajan las aguas revueltas por el particular Guadalquivir de los Populares andaluces, quién nos habría dicho hace poco más de un año que las cañas se tornarían lanzas en tan poco espacio de tiempo y que una primera comunión en Sevilla terminaría haciéndose más famosa en la historia de ese partido que la boda de la hija de Aznar con Correa y el Bigotes incluidos. El evento ha desatado la caja de los truenos de PP en Andalucia y la carrera sucesoria amenaza con ser más accidentada que un Gran Premio de Formula 1 en Malasia que viene a ser como cantando bajo la lluvia pero sin frenos y a lo loco. Los medios de comunicación se han agarrado a la visita privada de Rajoy como a un clavo ardiendo para alimentar las ansias de unos y otros, de todos esos aspirantes a candidato/a que pueden terminar abrasados en la hoguera de las vanidades de Javier Arenas y Dolores de Cospedal como si de una nit del foc valenciana se tratara, y es que a estos señores y señoras del Partido Popular no hay nada que les ponga más que una misa de doce con primera comunión incluida.
   Tiempo al tiempo que le gusta decir a Pepe que me comentaba días atrás que Arenas sigue teniendo más peligro que una piraña cruzada con tiburón y que él está convencido de que estamos a las puertas de un nuevo remake del regreso del campeón bajo la formula de la reencarnación pero que mientras tanto el escenario de los populares se ha convertido en una especie de Operación Triunfo con un casting de lujo al que se ha apuntado hasta el guardia de seguridad de la calle San Fernando donde según me cuenta todavía sigue abierto el balcón de la noche de las andaluzas en memoria de la heroica gesta electoral del señor Arenas, una especie de monumento natural a las inclemencias climáticas que se ha apoderado del espíritu político de los Populares andaluces.
    Sería curioso disponer de la lista de invitados del Club Pineda el pasado domingo porque no me cabe duda de que entre ellos se encontraba el elegido para la gloria, el tapado de Arenas, el candidato/a elegido para protagonizar el remake, el muro sobre el que se estrellará irremisiblemente la estrategia de Cospedal, el escudo humano bajo el que Arenas organiza ya su particular versión de la Resistencia como si de Daniel Craig se tratara. Como dice Pepe, tiempo al tiempo, y mucha atención al álbum de fotos del evento que cada vez se parece más a ese juego de ¿Dónde está Wally?, la respuesta es muy sencilla, en la cabeza de Arenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario