domingo, 14 de abril de 2013

La Consejera que quería hacer un escrache y término haciendo un decreto

   Hoy no sería difícil llenar esta entrada de sentimiento republicano, la efemérides se presta a ello y la marcha de los asuntos reales también, pero no quiero contribuir a llenar aún más de desazón a unos y a otros, a los unos porque se me antoja difícil que un referéndum sobre la forma de Estado se encuentre entre los temas que el presidente ha anunciado metafóricamente como un nuevo paquete de reformas ante las urgencia usureras de las autoridades europeas y la demanta interna del Tee Party popular. Y a los otros porque cada vez que se cuestiona la actual forma de Estado les entra una urticaria mental que termina con pasar consulta en la acorazada mediática bajo el síntoma de me duele España.
    Por todo ello prefiero hablar hoy de otras cosas, por ejemplo, de la Consejera que quería hacer un escrache  y terminó haciendo un Decreto,
que dicho así podría terminar siendo  título de la cuarta pelicula de la trilogía Millenium, después de  Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire. Porque aunque  estoy convencido de que la Consejera Cortés nunca ha soñado con cerillas si que ha conseguido con su decreto que más de una gran sede bancaria parezca en estos días El coloso en llamas. Y no sólo los grandes bancos e inmobiliarias arden en estos días como sí de un infierno merecido se tratara con el popularmente conocido como "Decreto de los Desahucios, también saltan chispas en las grandes cabeceras mediáticas, ajenas por supuesto a la deuda bancaria, que han sacado a pasear el sacrosanto principio del derecho a la propiedad privada como sí en un estado de derecho como el nuestro ese derecho no estuviera suficientemente regulado y protegido. Y otros que están que arden son los asesores jurídicos del gobierno a los que le han encomendado la maléfica tarea de encontrar la manguera capaz de sofocar el incendio ideológico del partido que sustenta al Gobierno de España.
     Pero todo no van a ser llamas, de la otra parte, la de quienes están viviendo en sus carnes el drama
interior del desahucio, las cosas se ven de otra manera y el decreto se ha convertido en milagrosa agua de abril cargada de la misma esperanza que aquella otra que cantara Machado en su poema...al Olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad partido, con las aguas de abril y el sol de mayo, algunas hojas verdes le han salido..... Sí, porque la negra tormenta de la crisis ha hecho caer sus rayos de nuevo sobre los más débiles, sobre quienes probablemente ya perdieron todo menos su esperanza de que algo, por muy insignificante que pueda ser, cambie el rumbo de sus vidas.
    También podía hablar de algo que me ha traído a la memoria un artículo, de esos atemporales que se pueden publicar cualquier día, de cualquier semana, de cualquier mes y de cualquier año, y que he encontrado hoy rebuscando "perlas" que me hagan olvidar por un momento, tal como cantan Los Atlànticos en su canción " Ya esta bien por hoy", la dureza de la vida que como decía una amiga cubana nunca puede romper la ternura de nuestro corazón. Hablaba el artículo de Impetuoso, el caballo que llegó a Senador del Imperio Romano de la mano del emperador Calígula, la prueba más evidente de que antes como ahora con bastante frecuencia la realidad supera a la ficción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario