domingo, 24 de marzo de 2013

Piensa el ladrón....

  Hay ocasiones en que la "ingeniería argumental" del PP resulta patética, me atrevería incluso a decir que eso ocurre en la mayor parte de las situaciones, aunque con bastante frecuencia ese patetismo que pretende ser serio sólo sea capaz de producir la "incredulidad" de la tropa propia y la "risa" de la ajena, pero ellos a lo suyo con razón o sin ella.
   La dialéctica pública derivada de esa "fabrica de ideas", por llamarlo de alguna manera, se convierte en una especie de "maná" espiritual y político con el que alimentar a su desnutrida militancia e intentar mantener en la batalla su cada vez mas debilitado cuerpo electoral. Buena prueba de esto es el concepto de la "herencia recibida" que se aplica en cualquier nivel de gobierno donde hayan aterrizado,desde el gobierno de España al más pequeño de los Ayuntamientos, como si de un "mantra" mágico se tratara con la suficiente fuerza para ocultar su incapacidad manifiesta para hacer frente a la grave situación económica y social en la que vivimos y en la que ellos están profundizando con gran talento y maestría como corresponde a quienes llegaron para "salvarnos" y llevan camino de "enterrarnos en vida" social y económicamente.
     De esa misma factoría han surgido numerosos "conceptos-bálsamos" para curar las heridas, cada vez más numerosas y profundas, que su política y su forma de gobierno están provocando en los entusiastas de su ideario. Junto a "la herencia recibida", un clásico ya de la oratoria popular, está a punto de situarse "la relación laboral de Bárcenas", y en menor medida de Sepúlveda, el exmarido de la ministra Mato, que se ha convertido en un "remake" inconmensurable del camarote de los Hermanos Marx con una María Dolores de Cospedal inmensa en su reencarnación de Groucho y un Floriano al que el papel de Harpo le viene grande por su incapacidad para el manejo de la bocina. Conceptos como el de "finiquito prorrateado", "despido diferido", y alguna otra perla más se están convirtiendo en la aportación más importante al mundo de las relaciones laborales por encima ya de la milagrosa  reforma laboral de la ministra Bañez.
     Y es que "salvar al soldado Mariano" del fuego cruzado de Gurtel y Bárcenas se está convirtiendo en una tarea hercúlea para el PP mas ocupado en esas tareas que en  la de enderezar el rumbo de su política institucional que se ha estrellado contra el iceberg de  la crisis y hace aguas por todas partes, el desempleo, los desahucios, los recortes sanitarios y educativos, en definitiva una especie de   "Titanic" político en el que Rajoy ha asumido el papel de director de la orquesta mientras el barco se hunde.
    Y en este reducido glosario de productos de la "Factoría Génova" no podía faltar el "y tu más", un clásico donde los haya, capaz de calmar la "hambruna" de la acorazada mediática en la que provoca un fervor casi religioso del que con gran maestría da fe José María Izquierdo en su columna de cada día en "el ojo izquierdo". Y aquí, en Andalucía, el patetismo de los argumentaríais del Partido Popular alcanzan su máximo esplendor con el "ere que ere" una especie de vacuna "antigurtel" y tratamiento profiláctico del "virus Bárcenas", que en ocasiones se aplica de manera tan negligente que provocaría la risa de no ser un tema tan preocupante. Esta semana los voceros del PP-A han estrenado una versión nueva de "Variaciones sobre un mismo tema" intentando extender la especie de la financiación irregular del PSOE-A y llevándolo a cada una de las provincias andaluzas. Esfuerzo inútil el de los populares andaluces, en especial el de Antonio Sanz, antaño joven promesa de la derecha andaluza y hoy "el ultimo mohicano" de Arenas en Andalucía. Pero lo que provoca el histrionismo no son las formas, exageradas y caricaturescas, de los "hermanos Dalton" del PP-A, los Sanz, el de Sevilla y el de Cádiz, lo que en realidad pone en evidencia lo patético de la "ingeniería argumental" es la simetría de fondo y forma, extender a las provincias y vincular a financiación irregular, debe ser por aquello que dice el refrán: "piensa el ladrón que todo el mundo es de su condición.

1 comentario:

  1. Haber cuando nos públicas algo que nos tienes olvidado

    ResponderEliminar