sábado, 1 de diciembre de 2012

Martínez, la pitonisa de Navantia

  Ultimamente todo lo que se refiere a la carga de trabajo de Navantia se ha cubierto de un velo enigmático y con olor a profecía. Vinieron los presidentes de La SEPI  y de Navantia en olor de multitudes mediáticas y salieron por la puerta trasera y escoltados  sin desvelar el tercer milagro de Fátima, el de la Virgen no el de la ministra. Hablaron de intensas relaciones comerciales que muy pronto, antes de que acabe este 2012 de los maleficios, habría carga de trabajo para los astilleros de la Bahia de Cádiz y estamos iniciando el primer día del último mes y aquí las únicas cargas de trabajo que hemos visto han sido las de la policía contra los trabajadores llegando a detener al máximo responsable sindical de la Empresa.


   Tuve la oportunidad de preguntar por el mismo tema al ministro Montoro en la sesión de control de los miércoles y de nuevo la evasión por respuesta, la referencia cíclica al esfuerzo de las relaciones comerciales y la propuesta de sacar la carga de trabajo del debate político, sólo le faltó darme las estampitas de San Pancracio y las jaculatorias para San Judas Tadeo, siguiendo esa orientación milagrosa que ha dado al empleo la ministra Bañez desde que confiara la salida de la crisis a la Virgen del Rocío. No se podía pedir menos de alguien que se considera a si mismo en posesión de la verdad absoluta del "reformismo estructural" y en esas circunstancias es impensable que se pueda obtener una respuesta lógica, concreta y coherente a una pregunta razonable sobre las previsiones de carga de trabajo para los astilleros de la Bahia de Cádiz.
   Pero lo que me lleva realmente a estas reflexiones son las declaraciones de la señora Martínez  a la que tanta cumbre le debe estar provocando "mal de alturas", a ver si termina ya el Bicentenario que esta señora parece Indurain en una etapa pirenaíca, de cumbre en cumbre y tiro porque me toca. No se pueden entender de otra manera sus declaraciones sobre la falta de carga de trabajo. De nuevo la profecía sustituye al compromiso, el enigma a la concreción y la patada hacia delante se convierte en el modo de atacar el problema por parte de quien debería aportar la solución. Martínez, a quien el mundo del Carnaval empieza a llamar ya la Virgen de las Cumbres, recurre a la fe del vidente y dice conocer que el área comercial de Navantia, la SEPI y el actual gobierno " están que no paran para concretar alguna de las negociaciones que comezó este gobierno, a través de preguntas que se han contestado en el Congreso....", que deben ser las mías y mis compañeros diputados socialistas por Cádiz que somos los únicos que en esta legislatura hemos interrogado al gobierno sobre la cuestión.
   Pero lo que merece la inclusión de las manifestaciones de tan altos responsables del gobierno  y
Partido Popular en una antología carnavalesca del disparate son las palabras de Martínez cuando dice
que la raíz del problema está en que Solbes y Zapatero se plegaron en el 96 a las exigencias de Europa limitando la construcción civil al veinte por ciento. De tanta cumbre y cumbre se le ha olvidado a la señora Martínez la situación de los astilleros en el 2004, quebrados y sin carga de trabajo tras los ocho años de gobierno de Aznar, se le ha olvidado la gestión real de los gobiernos socialistas y el millonario contrato con Venezuela que ha permitido la subsistencia de la industria naval en la Bahia hasta el día de hoy, en un lapsus mental propio de tanta cumbre convierte una vez más su deseo en la realidad del incapaz. Que fue de aquellas mociones de urgencia en los ayuntamientos populares de la Bahia y en la propia Diputación Provincial para enmendar los presupuestos del 2012 en el Senado y que se construyera la segunda fase de los BAM? Donde estaba ella cuando esta semana pasada se ha rechazado la propuesta socialista en la Comision de Defensa con los votos de su partido?  Porqué ahora que gobierna Rajoy, el hombre que nunca se plegó ante Europa, no arreglamos el problema de la herencia socialista....venga señora Martínez, que mañana es tarde y Rajoy puede cambiar de actitud y plegarse ante Europa por primera vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario