domingo, 23 de diciembre de 2012

Mariano, eres en mi vida ansiedad, angustia, desesperación

   Para nuestra desgracia no se cumplieron las profecías, ni las milenarias ni las ultramodernas, y los maya han decidido prorrogarnos la estancia en este mundo nuestro que por obra y gracia del Gobierno de Rajoy nos lleva camino de ese otro a semejanza del que describiera Aldous Huxley en "Un mundo feliz", ese mundo donde la humanidad es desenfadada, donde la guerra y la pobreza han desparecido a costa de eliminar a la familia, la diversidad cultural, la ciencia, el arte, la literatura y la filosofía, algo así como lo que hace este gobierno con la sanidad, la educación, las políticas sociales, los derechos laborales, etc.. Estamos pues en este día en nuestro particular "Retorno a un mundo feliz", la secuela ensayistica del propio Huxley. Nuestro particular plan A para salir de este valle de lagrimas nos ha dado con la puerta en las narices, los mayas debieron tener un mal día cuando elaboraron su predicción, o se equivocaron de día, o de mes, o lo que es mas probable al tiempo que confortable, se equivocaron de año. Los milenarios chinos del I Ching tampoco parece que estuvieran muy acertados y es que cosas tan importantes como el fin del mundo no son para jugárselas a los chinos y mas ahora que han extendido su ingeniería financiera por todo el mundo como se ha demostrado de forma clara en los últimos tiempos en nuestro pais. Ya le fallaron los cálculos al ultimo emperador, que no pensaba serlo, y al dragón de la evasión fiscal que no pensaba ser descubierto y es que desde que murió Mao los chinos han perdido fiabilidad en sus predicciones no hay mas que ver el culebrón sucesorio en la alta dirección del partido que nos han ofrecido, más propio de una saga americana  de intrigas familiares al estilo Falcón Crest. Tampoco han estado muy afortunados los de las predicciones a través de las nuevas tecnologías, los de The Web-Bot Project, esos que rastrean la red con un robot para predecir acontecimientos graves que pudieran perturbar el orden económico internacional y que entre sus predicciones hablaban de una guerra nuclear como colofón de los conflictos armados que vienen sucediendose en nuestro planeta en los últimos tiempos.  La industria armamentistica americana debe estar que trinar con los muchachos del proyecto al igual que sus sponsors del mundo financiero.
    Y tampoco hemos tenido la mayoría de nosotros la suerte de salir por la puerta grande de este mundo miserable con el plan B, el Gordo de Navidad, que si por algo me alegro que no se acabara el mundo es porque el sorteo se celebrara y los premios no se los quedara Hacienda que era la intención del señor Montoro que pensaba sobrevivir en el cargo a el Apocalipsis mundial. Así que a quien el Gordo se la haya dado San Pedro se la bendiga y a los que no a esperar el plan C ques es el Sorteo del Niño que es el único que a pesar de los años que tiene sigue yendo a la guardería.
   La prueba más evidente de la vuelta a la normalidad es que hoy entre crónica y crónica del sorteo navideño se puede leer que Mouriño sigue sin enterarse que el vestuario del Real Madrid no es el lugar mas adecuado para practicar su afición por la ruleta rusa, que mi equipo escenificó ayer el Milagro de La Navidad ganando un partido después de ocho meses sin hacerlo y saliendo así de los puestos de descenso para esperar como el olmo viejo de Machado, con las aguas de abril y el sol de mayo, otro milagro de la primavera. Milagro como el que pide hoy José Joaquín León en un simpático articulo sobre el turrón de Cádiz, en el que aborda el intrusismo pastelero de la Navidad y pide que ese deliciosos producto gaditano fabricado allende nuestras fronteras provinciales no se consuma hasta que Toledo y Jijona no se integren en la provincia de Cádiz, cosa que pudiera parecer imposible pero que puede producirse a tenor de lo visto en el ultimo debate electoral entre Rubalcaba y Rajoy cuando este ultimo nos agregó a Cádiz las poblaciones sevillanas de Constantina y Cazalla provocando el estupor de gaditanos y sevillanos, sólo es cuestión querido José Joaquín  de esperar a las próximas elecciones que con un poco de suerte lo conseguimos. Lo que no he encontrado entre las crónicas es la respuesta que di días pasados a un periodista que me preguntaba sobre el primer año de Rajoy para la provincia de Cádiz y a lo que contesté como en el clásico bolero de Machin: ansiedad, angustia desesperación .....
   Así que en nuestro particular retorno a un mundo feliz recordemos a Serrat cuando cantaba aquello de: " Y con la resaca a cuestas vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el pobre a su riqueza y el señor cura a sus misas, se despertó el bien y el mal, la zorra vuelve al portal, la rica vuelve al rosal y el avaro a sus divisas..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario