domingo, 2 de diciembre de 2012

Con perdón

   Escribe hoy Juanma Marqués, en los diarios del Grupo Joly y en su sección dominical "El resto del tintero", un interesante artículo sobre la situación presente del Partido Socialista para el que utiliza como pretexto formal el homenaje que el PSOE dedica a su primer presidente de la actual democracia, el andaluz Felipe González. Quiero decir que comparto bastantes de los argumentos que en el citado artículo se plantean pero mantengo opiniones distintas en algunos otros, quizás los menos. Para alguien que como yo vivió cinco años en los intramuros de un Seminario Menor no supone ningún problema compartir plenamente lo que el llama "un concepto esencialmente cristiano", refiriéndose al perdón, y los elementos que lo integran. Y el lo hace refiriéndose a un video difundido por  militantes socialistas en el que se plantea una petición de perdón por los errores cometidos en los últimos años del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y en un partido como este donde hay un grupo importante de "Cristianos por el socialismo" podría cuadrar perfectamente ese perdón al que el periodista se refiere de no ser porque uno de los militantes más cualificados, el compañero Ramón Jauregui, se haya manifestado contundentemente en contra  de lo planteado en el video.
   Negar que el PSOE ha cometido errores en sus años de gobierno sería de necios, pero poner el acento en los errores obviando los logros es una especie de tormento interior en el que no podemos vivir eternamente porque eso si que nos condena de por vida a un examen de conciencia que nos hunde en un sentimiento de culpabilidad distorsionador de cualquier intento de regeneración espiritual y política de nuestra organización. Los errores cometidos no se solucionan pidiendo perdón sino no volviéndolos a cometer sobre todo donde aún tenemos la posibilidad de hacerlo. El desapego, la llamada desafección ciudadana de la política, no tienen tanto su origen en los errores del último gobierno socialista cuanto en los graves pecados que en un solo año está cometiendo el gobierno actual que no es precisamente del Partido Socialista, y quizás también en parte por la falta de una alternativa global a esas políticas neoliberales y ultraconservadoras de los Gobiernos del Partido Popular. Nuestra obligación primera no es pedir perdón, nuestra obligación primera es elaborar para ya una respuesta estructural y no coyuntural a los graves pecados de las políticas del PP, la ciudadanía que nos apoyó en tantos procesos electorales no va a volver  a hacerlo por una actitud compasiva y lastimera de un acto de contricción colectivo de los socialistas. Huir de la coyuntura como proyecto político y no dejarnos llevar con la lengua fuera por los efectos demoledores de la acción de gobierno del PP empezaría a convertirse en un elemento clave para la reconciliación con nuestros electores. La respuesta coyuntural no es entendida por el ciudadano progresista y de izquierdas más que como improvisación desesperada que no acaba de encender las luces largas capaces de alumbrar un futuro incierto para él y los suyos. Pongamos encima de la mesa el otro video, el de la respuesta estructural desde la óptica de una izquierda sensible con los problemas de la gente de la calle pero huyendo de escenificaciones compasivas, aportemos lo mejor de todos nosotros para esa travesía social del desierto que la mayoría absoluta del Partido Popular impuso a la ciudadanía de este país y a nosotros como organización política, pero sin lloriqueos por pecados ajenos, con la fuerza que da sentirte parte integrante de un proyecto social en situación permanente de derribo de su bienestar social, de sus derechos y de sus libertades.
  Pedir perdón tiene que dejar de convertirse en un acto cíclico que sitúa su epicentro en lo interno con el pretexto de hacerlo para y por la sociedad. Hace ahora un año hubo quienes desde una posición interna legítima y en un manifiesto precongresual ya lanzaron la primera petición de perdón en un acto de flagelación infructuoso para con ellos y el conjunto de la organización. Ya recibimos el castigo de nuestros errores pasados cuando los ciudadanos tuvieron la primera oportunidad y las posteriores, alguna de ellas muy reciente; la mejor manera de pedir perdón es no seguir cometiendo errores y algunos estamos cometiendo.... Dejemonos de provocar compasión y pongamos en marcha el proyecto capaz de generar la ilusión.

4 comentarios:

  1. Muy loable la intención "Dejemonos de provocar compasión y pongamos en marcha el proyecto capaz de generar la ilusión". Pero Sr. Cabaña con los mimbres actuales pocos cestos se van a hacer. Y me refiero, concretamente, a la situación en Cádiz-Diputación:
    > La actual portavoz ha recalado en el cargo gracias al donde dije digo, ddigo Diego o al reves y al contrario si se tercia, hundiendo de una tacada su palabra y credibilidad futura.
    > El actual vicesecretario andaluz despues de insultar a la parte "disidente" de trabajar para el PP, ¿¿?? (profundo, ¿verdad?, niega la mayor y afirma que no "hay conflicto en el grupo socialista de la Diputación.
    > Y para colmo, tras amenazar con las expulsión s los 6 díscolos y conseguir la rendición de cinco de ellos en el último momento, desde la dirección del partido cue tan a la prensa la patochada que el consenso pudo ser posible "porque la dirección del partido en Cádiz cayó en la cuenta de que en este partido todo se soluciona dialogando y no imponiendo".
    Y todo esto en la prensa. Un descrédito insufrible.
    Han hipotecado la credibilidad del nuevo equipo, el que iba a abrir las ventanas y respirar aire fresco...

    Y aquí estamos esperando el próximo petardazo, que a buen seguro no tardará en llegar
    Y Vd. Sr. Cabaña habla de "generar ilusión"... Me malicio que no se lo cree ni Vd.

    ResponderEliminar
  2. Pues habrá que hacer una "revolución" que no más reformas dentro del partido. Un cambio rápido, eficaz, una transformación radical y profunda respecto al pasado de parte de los miembros/as del PSOE, en si como personas en si como gestores. Comencemos por Cádiz que nos viene más cerquita y aquí "disfrutamos" una secretaria provincial que deja mucho que desear.

    ResponderEliminar
  3. CRISIS DE LA DEMOCRÁTICA

    Yo no sé muchas cosas, es verdad.
    Digo tan solo lo que he visto.
    Y he visto:
    Que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
    que los gritos de angustia del hombre lo ahogan con cuentos,
    que el llanto del hombre lo tapan con cuentos,
    que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
    y que el miedo del hombre..ha inventado todos los cuentos.
    Yo no sé muchas cosas, es verdad,
    pero me han dormido con todos los cuentos...
    y sé todos los cuentos.

    León Felipe

    ResponderEliminar
  4. Mucho tiempo y gobiernos del PP habrá para que el partido se recupere en la provincia. Pienso que si algun dia el psoe vuelve a coger las riendas será por los errores del pp mas que por sus aciertos porque mira que lo tenemos fácil pues no. Peleas y luchas internas no favorecen en nada y por supuesto unos ciudadanos cada vez mas curtidos gracias a las redes sociales y porque cada vez están mas cansados de la política y sus representantes. Así que ahora toca cuarteles de invierno y ya que la señora Irene García lo tiene muy claro junto su corte que sea la que se lidie a la calle que la van a poner donde precisamente debe...En 2015 se comprobará que hasta los peces de doñana se van a transformar en gaviotas. Como siempre la culpa será de los demás menos de los que dirigen el partido. Hace falta una limpieza radical, menos cargos públicos, limitación de mandato y por supuesto un código ético que quien la hace la pague y quien esté, imputado, procesado o condenado pase al banquillo de la militancia. Así recuperaremos credibilidad y respeto, si no seremos uno mas bajo el lema, "psoe pp la misma mierda es" o "no hay pan para tanto chorizo". Sibilino dixit. Buenas noches.

    ResponderEliminar