lunes, 19 de noviembre de 2012

Penalti y expulsión, Rafa no me jodas....

   Sí, esas tres palabras, "penalti y expulsión", lanzaron al estrellato a un personaje  secundario en el mundo del fútbol, un juez de linea, allá por la temporada 96-97 en el transcurso de un partido de fútbol entre el Zaragoza y el Barcelona . El tal Rafa Guerrero alcanzó altas cotas de popularidad, su "penalti y expulsión" pasó al lenguaje popular como si de una máxima filosófica se tratara, al igual  que la respuesta del arbitro del partido, el conocido Mejuto González, que le espetó a Rafa aquello de ! Vaya, joder, Rafa, me cago en mi madre...!!!!¿ Expulsión de quien?.... A lo que Rafa contestó: del numero seis...

    Pues algo parecido está pasando aquí y ahora pero en otro partido que no es de fútbol precisamente, también han pitado penalti a todas luces inexistente y se plantea la expulsión en forma de amenaza, de esas que antes te llegaban con el motorista y que ahora lo hacen por mensajería privada. Si ya esta mañana me invadía la estupefacción  cuando leía el articulo de Diario de Cádiz en el que nuestras máximas autoridades orgánicas proferían frases amenazantes contra los diputados y diputadas que no aceptan la decisión de la dirección provincial en lo referente al cambio de  portavocia en la Diputación por incumplimiento de los estatutos en el procedimiento, peor me he sentido cuando he tenido conocimiento de la convocatoria "unipersonal e intransferible" que le ha llegado a cada uno de los compañeros y compañeras que reclaman el uso de la razón frente al de la fuerza a la hora de adoptar las decisiones en un partido político como el nuestro que nunca ha tenido "brazo armado" aunque si alguna "mano tonta" que firma lo que le pongan por delante mas que nada por su amor a la poesía de Góngora y en concreto a su poema de "Ande yo caliente y ríase la gente..".
    Y es que cuando la amenaza sustituye al dialogo, cuando el expediente disciplinario al acuerdo y la fuerza a la razón, es que esta ultima se ha perdido en su doble sentido, el literal, el de no tenerla, y el figurado, el mental como si de Don Quijote se tratara. Porque las decisiones de las direcciones están para cumplirlas, pero alguien esta obviando un principio elemental del sistema democrático de nuestro partido que no es otro que aquel que dice que cuando de lo que se trata es de elegir direcciones de grupos en cualquier ámbito institucional la decisión de una Comision Ejecutiva no es sino una propuesta que debe ser refrendada al menos por la mitad más uno de los miembros de ese grupo para poder tener efectos legales. Yp eso es todo lo contrario de lo que esta ocurriendo aquí. Ni la dirección provincial puede convertirse en el Rafa Guerrero de turno ni la dirección regional en el Mejuto González que enseña la tarjeta roja injustificadamente y al jugador equivocado, aunque aquí como aquel famoso incidente arbitral el numero mágico sea el seis. Cuentan los cronistas que Gustavo Poyet, gran delantero centro del Real Zaragoza y de origen sudamericano, le gritaba a Rafa Guerrero algo así como "levantá la bandera y dejate de expulsar" al tiempo que animaba a sus compañeros a abandonar el terreno de juego si el arbitro pitaba penalti y expulsión. Hoy yo, ante lo que leo y escucho, hago mías aquellas palabras de Poyet, " levantá la bandera y dejate de expulsar " no vaya a ser que los espectadores abandonen el estadio y pierdan el interés por nuestro estilo de juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario