sábado, 24 de noviembre de 2012

Desde Bajo de Guía a Roland Garrós y desde Barajas con amor

"Volando voy, volando vengo, y en Barajas yo me entretengo", esa particular versión de la copla del inmortal Camarón debía estar tarareando nuestra querida Secretaria General cuando le sonó el móvil y atendió al periodista de Diario de Cádiz  para realizar la entrevista que hoy podemos leer en ese medio sin  prescindir de un cierto grado de masoquismo mental, entre sorprendidos y estupefactos, y en mi caso particular aplicandome una dolorosa penitencia que me libere del tormento mental en el que me encuentro sumido desde el primer día que alguien,que  debia quererme poco, me recordó la paternidad política de tan rutilante estrella del socialismo gaditano. Sinceramente pienso que yo, ni en mis peores momentos, habría llegado a tanto disparate junto y si alguna vez ocurrió agradezco al olvido que apartara de mi ese recuerdo.

   La entrevista tiene muchas lecturas que como los Diez Mandamientos se resumen en uno: es verdad que los dioses deben estar locos, si no difícilmente puede entenderse lo que en ella se cuenta. También podría tener muchos títulos, Desde Barajas con amor, De Bajo de Guía a Roland Garrós, Irene y los tres Mosqueteros etc..., pero el que realmente aparece en prensa es terriblemente revelador del subconsciente de la entrevistada que parece haberse quedado fascinada por el desarrollo argumental de la película "Imparable" y ha convertido los expedientes disciplinarios de los seis compañeros en vagones de ese tren que ha perdido el control circulando a gran velocidad mientras la maquinista se ha sentado tranquilamente a ver un partido de tenis. La compañera, entre raquetazo y raquetazo, dice no poder tolerar imposiciones de quienes quieren deslegitimar el resultado del Congreso provincial de Julio adjudicando a los discrepantes las responsabilidades, en una inversión surrealista de los acontecimientos que sin llegar al fenómeno de la "inversión térmica" lo único que ha hecho es caldear mucho más el ambiente atmosférico. Quien realmente desvirtúa los resultados de ese Congreso fatídico de Julio no es sino la propia Secretaria general y a sus palabras en aquel día me remito: "Pero si algo he aprendido  en estas dos semanas (...?) es a respetar y escuchar, esa escucha, ese diálogo permanente con todos y cada uno de los militantes es mucho más creativo que dictar, y sobre todo entender a quien discrepa, eso enriquece, pero hay que saber escucharlo y respetar a todos y cada uno de los compañeros y compañeras, eso es lo que de verdad hace que nos sintamos orgullosos de ser socialistas....".  Decía la compañera algo también de que había que eliminar expresiones y conceptos como el de reparto de sillones pero en estos momentos soy incapaz, tengo que reconocerlo, de seguir escuchando el audio de tan memorable cita. Ya me parecía a mi extraño lo de las dos semanas,porque para sacarte el carnet de conducir es un tiempo aceptable, pero para sacarte el de la Secretaria General del Partido hace falta más tiempo y menos prisas, y eso al final hace que pasen estas cosas que te recuerdan aquella canción de Nuria Fergó que decía algo sobre que las palabritas se las lleva el viento: "que fácil fue engañarme, y utilizarme a tu antojo, lograr todos tus caprichos y empeñarme hasta los ojos, porque las palabritas se las lleva el viento, las palabritas se las lleva el aire....". 
     Pero con ser preocupante la amnesia conceptual de nuestra querida Secretaria y su repentina afición
por la Copa Davis, hay algo que me inquieta mucho más, y más profundamente, y es su férrea voluntad, casi mariana, de poner en práctica el ERE político en el grupo socialista de la Diputación y el desahucio orgánico en el conjunto del Partido en la provincia. Nada más alejado de sus propias palabras que reproducía líneas arribas, pero es que en esto como en otras tantas cosas en la vida el tiempo obra milagros aunque los obre el diablo. Afirmar que es mejor quedarse con medio partido en sólo tres meses de gestión y tirar por el precipicio de la prepotencia al otro medio partido resulta cuanto menos chocante para quien en dos semanas había aprendido tantas cosas en relación con el respeto y saber escuchar a todos los compañeros, incluido el enriquecimiento que suponía escuchar a los discrepantes, que mucho me temo ha terminado convirtiéndose en indigencia democrática a raíz de la apertura de los expedientes disciplinarios. Me recuerda a la inefable Lola Flores cuando en el monumental lio que se había montado en la boda de su hija Lolita dijo aquello de :" mi hija no se puede casar, si me quereis irse ya!!!"
    Me preocupa enormemente que el discurso político se convierta en insinuación tendenciosa y falta de valentía para llamar a las cosas por su nombre y mucho me temo que todo responda al rechazo de alguna "proposición indecente" más que  al planteamiento de una propuesta alternativa deshonesta. Una
responsable política de tan alto nivel no puede plantear públicamente amenazas veladas contra quienes
plantean soluciones alternativas, no puede convertir su gestión orgánica en un continuo llamamiento a sus primos de Zumosol o a su particular Troika comunitaria que aunque no sean los hombres de negro si sean los del pelo blanco. Ausentarse del conflicto con la excusa de ver un partido de tenis es cuando menos una dejacion de funciones irresponsable de quien tiene en sus manos el timón de este barco al que el temporal de la crisis económica ha dañado fuertemente. Como dice el viejo refrán, con vosotros a las duras y a las maduras y cantara el poeta alicantino: "Como el toro, me crezco en el castigo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario