sábado, 13 de octubre de 2012

Wertmania, la banda sonora de la marca España

En los últimos tiempos la sociedad española esta asistiendo entre estupefacta y sorprendida a una nueva tendencia social que arrasa en todas las capas sociales y edades. No se trata de música, de deporte, de redes sociales o tendencias culturales, no, se trata nada más y nada menos que de la Wertmania, fenómeno social que se caracteriza por su capacidad de cabrear a tiros y troyanos con sólo abrir la boca el señor ministro de Educación,Cultura y Deporte. Da igual el tema del que  se trate, el doping en el mundo del deporte, la inadmisible subida del IVA cultural, el drástico recorte de las becas, sean Erasmus o sean de las de toda la vida, la nueva ley educativa o el nacionalismo independentista catalán, allí donde hay un charco el señor Wert se mete y si no lo hay es capaz de cantar para que llueva y lo haya.
   En los últimos días hemos conocido una vertiente peligrosa del fenómeno social y no es otra que su vocación evangelizadora. Al grito de Hay que españolizar a los niños catalanes el señor ministro ha iniciado su particular cruzada contra los Almogavares de Artur Mas haciendo honor a aquel principio marxista  de más madera que antaño fuese el grito de guerra en el camarote de los Hermanos Marx. Este señor ministro es como el personaje de las ofertas del Media Markt, se trate de lo que se trate, en cuanto las ve pasar grita aquello de " me la quedo".

   Me da la impresión que la noticia que he leído hoy sobre el concierto de Julio Iglesias en Malabo es una experiencia piloto a nivel internacional de la vocación españolizadora del ministro, como una avanzadilla cultural para poner a prueba las capacidades misioneras del sistema. Declaraba el universal cantante que en Malabo había sentido un españolismo especial??? Y que allí lo español es muy apreciado??? Porque allí hay hasta una embajada española??? Toma y en Pekín y en Moscú y en Kualalumpur. A tenor del éxito del cantante Wert está pensando en mandarlo de gira por Girona, Lleida, Barcelona y Tarragona, con especial atención a las comarcas donde Convergencia y Unió tiene mayor predicamento electoral, la Cataluña profunda del sentimiento independentista,a ver si es capaz de sentir el mismo españolismo especial que en Malabo y nos puede contar que también en estos territorios de nuestro estado lo español es muy apreciado.
    Para mi que el señor Ministro ha podido sentir el síndrome del conductor suicida cuando nos ha hecho creer a quienes pensamos distinto de él que conducimos con el retrovisor, cuestión esta que pudiera ser cierta sólo en algunos casos, cuando pensamos que el vehículo que se aproxima por detrás es el coche oficial del señor ministro, entonces si es necesario mirar por el retrovisor por lo que pudiera pasar conociendo como conocemos la habilidad del ministro para adelantarnos por la derecha.
    Para terminar dos perlas ministeriales más, sostiene Wert que pensar en pasado es un problema de categorías mentales, interesante reflexión, si señor, aunque a mi me gustaría conocer la suya para poder establecer la del común de los mortales de este pais, me temo que con cuestiones como las que plantea su nivel de categoría mental precisaría de la espeleología para ser conocido, si no seria difícil entender que haya afirmado que de vez en cuando merece la pena revolver las aguas el discurso soberanista, me imagino que por aquello de pescar en rio revuelto y su condición de Ministro de
Deportes, incluido la pesca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario