domingo, 14 de octubre de 2012

El Ministro Soria o el "Vuelo del Intruder"

Es verdad que el ministro Soria no parece mala persona, salvo cuando el guión del gobierno lo exige es un hombre educado y correcto. Pero también es verdad que los ministros educados y correctos buscan un lugar en la historia y él lo está intentando por activa y por pasiva hasta el punto que en los ámbitos parlamentarios unos le conocen como el Intruder, ese avión que se hizo famoso en la guerra de Vietnam por los bombardeos sobre la ruta Ho Chi Min debido a su capacidad de penetrar con facilidad en territorios ajenos, aunque a Montoro le gustaría usarlo para cerrar el camino a Soria que no es en este caso la famosa cancion de Gabinete Caligari. Otros, en el mismo ámbito, le llaman el Hombre orquesta del  gabinete  Rajoy, que por cierta desafina bastante más que el Caligari. Y en uso de esa vocación de ministro orquesta el señor Soria se ha mostrado un consumado maestro, como las grandes figuras del flamenco, capaz de tocar todos los palos, aunque esa afición suya no esté siendo muy bien entendida en el Tablao de La Moncloa donde últimamente lo que están de moda son las sevillanas rocieras de la ministra Bañez con las que se ha atrevido hasta el propio Presidente Rajoy después de su visita veraniega a Almonte.

   Lo cierto y verdad es que puestos a jugar al Intruder los dos ministros, Soria y Montoro, están superando las expectativas que despertaron hace ya algún tiempo los dos grandes maestros del ajedrez, los soviéticos Karpov y Kasparov, que tu me mueves el alfil de la subida del IVA cultural pues yo te muevo el caballo de la reforma de las energías renovables y así hasta que terminen dando jaque mate al gran paquete de reformas estructurales que según ellos nos van a situar en el camino de la salida de la crísis y que mucho me temo que nos lleva camino a Soria para terminar en el infierno de la ruta Ho Chi Min si es que antes el ministro Wert no termina españolizando a los vietnamitas, todo es cuestión de mandar por delante a Julio Iglesias que después de lo de Malabo tiene fechas libres en el calendario y seguro que es capaz de encontrar también en la antigua Saigón "un sentimiento español muy especial".
    Pero parece que a Soria lo de jugar al intrusismo con Montoro se le ha quedado pequeño y ha decidido aventurarse por territorios más peligrosos a la búsqueda de su lugar bajo el sol de la historia.
Y lo ha hecho tocando un tema tabú para el Presidente, la Vicepresidenta y la Ministra rociera, a quienes cada vez que se les ha preguntado por el tema y con el horizonte de las elecciones autonómicas al alcance de la mano, han jugado a tocar la bocina de Harpo, el mudo de los hermanos Marx, o nos han dado una larga cambiada que despertaría la envidia del propio José Tomás . Se atreve el señor Soria a abrir la  caja de los truenos de Moncloa afirmando que las pensiones subirán con el IPC de Noviembre rompiendo así la estrategia de comunicación del Gobierno y contrariando las ambiguas, por naturales, declaraciones del presidente sobre este tema. Y de camino le mueve otra ficha a Montoro en el tablero de los impuestos en esa sempiterna partida que algún día terminara dando jaque mate a la ciudadanía de este pais, confirma Soria con mirada de Soldado Universal que no habrá más subida de IVA ni IRPF, con lo fácil que hubiera resultado comparecer en la sesión de control del gobierno donde lo llevo esperando desde hace un mes para que conteste a algo mucho más sencillo como es la posible carga de trabajo para los astilleros de NAVANTIA en la Bahia de Cádiz, pero claro, yo no soy el periodista de La Gaceta, yo sólo soy un diputado por Cádiz del grupo parlamentario socialista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario