miércoles, 17 de octubre de 2012

Cuando el demonio no vestía de Prada sino de Cabaña

Hay dias en los que a uno no le apetece formar parte del casting de El Silencio de los Corderos, y hoy es uno de esos dias. Y todo viene a cuento de una información que publica Diario de Cádiz en portada en la que titula: Guerra en el PSOE de Cádiz por los cargos de confianza en la Diputación. De ser verdad lo que ahí se cuenta me duele, como socialista me duele profundamente porque no puedo alegrarme de que se esté repitiendo la situacion que yo sufrí.Todo el mundo puede opinar sobre la cuestión pero nadie puede hacerlo desde la experiencia personal de haberla vivido y sufrido como yo, lo siento, es un perverso monopolio del que no puedo ni quiero desprenderme. No voy a entrar en el fondo de la cuestión, si tengo que ser sincero ni me interesa ni me importa, los objetivos de mi tiempo vital son otros, mis preocupaciones se situan en otro escenario distinto del orgánico, mis ocupaciones me llevan por otros caminos, los de fuera, los de la gente de la calle porque cada vez son más los que en ella viven y padecen una existencia miserable.
  Pretender que lo que ocurre en el interior de una organización politica como la nuestra no se conozca fuera de ella es un esfuerzo inútil que sólo nos conduce a la melancolía, nunca ha sido así y me temo que para desgracia nuestra nunca lo será. Ignorar esa premisa genética del socialismo español, andaluz y gaditano, no es sino un ejercicio de voluntarismo altruista propio de las mejores ONGS. Este partido, también en Cádiz, ha tenido siempre y sigue teniendo unos muy cualificados profesionales de la filtración para quienes la llamada del periodista de turno es como un reconstituyente multiorganico que les hace volver a vivir.

  Como decía poco me importa el fondo pero mucho las formas, porque de ese se trataba allá por el mes de Julio, de Otras Formas, lo que no podiamos imaginar es que iban a ser peores que las que se intentaban cambiar, y a los hechos me remito. Por aquellos tiempos de principio de la primavera,en el Psoe de Cádiz y en el Grupo Socialista de la Diputacion Provincial, el demonio no vestía de Prada, ni de Armani, el demonio vestía de Paco Cabaña, que podría ser una marca de moda pero que en realidad no era sino yo mismo, a la sazón Secretario General del Partido y Portavoz del Grupo Socialista, y que fui despojado de esta última noble condición diez dias antes de la fecha en la que había anunciado mi marcha voluntaria. Podía resultar incomprensible para el común de los mortales ese esfuerzo fraticida para darme puerta en el sentido literal de la palabra cuando yo ya estaba voluntariamente en el zaguán de tan noble casa, pero debe ser que el empujoncito final tiene morbo sobre todo cuando va acompañado de toda una mágnifica campaña de filtracion mediática sobre las debilidades y peligros que se cernian sobre el Grupo mientras yo permaneciera entre los doce, ni apóstoles ni hombres sin piedad, diputados y diputadas socialistas. Habría resultado hasta divertido si no fuese porque no eramos doce personajes en busca de autor sino los representantes de un gran partido, el mio, el Partido Socialista.
   Se argumentó en aquel momento para justificar tan beatífica premura un concepto formal intachable atendiendo al fin que se pretendía, la autonomía del Grupo, concepto este que según lo publicado hoy ha alcanzado el mismo grado de reversibilidad que los calcetines, lo mismo te sirven al derecho que al revés, sólo depende de como de desorientado te despiertes esa mañana. Hoy, quienes entonces esgrimieron el sacrosanto principio de la autonomía del grupo frente al Partido se han debido levantar desorientados, yo diría que bastantes desorientados y se han puesto los calcetines del revés, lo que no sería muy grave si no se tratara de la actual dirección provincial del Partido. Y yo, que la Virgen del Rocio me ampare en compañia de la señora Bañez, con esas formas no puedo estar de acuerdo porque los principios de actuación de acuerdo a los Estatutos de nuestra Organizacion han de ser aplicados siempre con la misma letra y el mismo espíritu dirija el Partido Agamenón o lo haga su porquero, como le gusta decir a Amparo Rubiales mi presidenta regional y con la que comparto más de lo que ambos pensamos. Estas no pueden ser las Otras Formas que nos prometieron a los socialistas de esta provincia desde el socialismo entonces emergente y ahora dirigente, las malas formas, las prácticas perversas, las que había que desterrar de la faz de la Internacional Socialista empezando por Cádiz eran las mias, la del demonio que vestia de Cabaña, que hoy sinceramente os tengo que decir se siente tan sólo un pobre diablillo que viste del Outlet de la politica.

5 comentarios:

  1. De lo mejor que he leído hace tiempo , estos renovadores se cargan el partido, lo están destrozando , mutilando todos los días y la flamante secretaria general debería haberse quedado en Sanlucar promocionando la manzanilla.... Ha batido récord en dividir al partido en gajos en tan solo unos meses...

    ResponderEliminar
  2. No he leído esto hasta hoy, y la verdad es que me he emocionado. La situación vista desde el mundo de mis obligaciones da pavor y para ser sincera yo no esperaba menos, como decía Becquer: como el mundo es redondo el mundo rueda, y si este veneno alguna vez a su paso envenena ¿por que quejarse? ¿acaso puedo dar más de lo que a mi me dieron?

    ResponderEliminar
  3. Paco sobre el asunto que comentas comparto algunas de tus opiniones, pero son secuelas de un transito torcido en el que tu has sido actor principal.Las discusiones sobre el portavoz y el funcionamiento del grapo evidencian problemas mayores, a saber, que los representantes políticos del partido están desconectados de la realidad. Con la que está cayendo,la noticia debería ser que el PSOE se propone destinar sus asignaciones pòr diputado a entidades sociales de los distritos de donde éstos provienen. En su lugar, asistimos a un rifirrafe que en clave de chirigota gaditana se podria llamar:"Los que hacen mudanzas para seguir en la pitanza".
    Sobre las asignaciones,sueldos, contrataciones y dineros que los partidos políticos reciben considero que constituyen una fuente de desprestigio para los mismos.
    ¿ Es de recibo que despues de titantos años de gobierno socialista en la Diputación, no sea posible elegir cargos de "confianza" (la expresión se las trae) de entre su personal?
    Paco Blanco.
    PD.- Lamento el fallecimiento de nuestro profesor de griego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coco, y tu me lo preguntas, Becquer te respondería que poesía eres tu. Hombre Paco que no te has perdido ni una batallara desde la retaguardia, mira que te te quiero y te considero un amigo, pero esa veta cínica tuya nunca la entenderé .. He estado fuera y no se a que profesor te refieres. Tuve mas de uno de griego y no recuerdo ahora. Como siempre un abrazo

      Eliminar
    2. Por cierto Coco, que me lo dices a mi como si yo hubiera inventado esto o lo estuviera ejerciendo en estos momentos, que yo ya soy del grupo de los toreros muertos y mi manager que era tu hermano Pepe sigue en activo, trasladarle esa reflexión tan ética a el. Una abrazo de nuevo

      Eliminar