jueves, 28 de junio de 2012

SÍ, otras formas

Sí, otras formas de curar son posibles, lo ha dicho la ministra Ana Mato, de una forma algo surrealista, "con algún remedio natural", pero lo ha dicho. Al Ministerio de Sanidad, a su aparato de comunicación,le está costando salir airoso de la Ligereza verbal de la ministra en el pasado Foro de la industria farmacéutica. Hasta yo, que hace tiempo,y en previsión de la llegada al Ministerio de la señora Mato, vengo haciendo uso de bastantes productos naturales científicamente contrastados para complementar mi tratamiento contra la hipertensión y el estrés, me he sentido sorprendido por la frivolidad de tal afirmación, porque entre otras cosas los remedios naturales con garantías científicas cuestan más que los medicamentos clásicos a los que la señora Mato parece haberle declarado la guerra. Si tenemos en cuenta que buena parte de esos productos naturales son producidos por las abejas, la jalea real, el propóleo, la miel, no me extrañaría que en cualquier momento nombraran Directora General de Farmacia a la abeja Maya en un claro reconocimiento a la aportación de esta especie de insecto a la salud de los españoles y españolas. Pero con ser sorprendente la teoría,entre abstracta y nebulosa de la señora Mato, no menos sorprendentes son las declaraciones del señor Echaniz, consejero de Sanidad de Castilla La Mancha y portavoz nacional de sanidad del Partido Popular, cuando intenta justificar el "medicamentazo" diciendo que esos fármacos "sólo alivian los síntomas", y se queda tan pancho. El dolor no importa, es sólo un síntoma, la tos no importa, sólo es otro síntoma, el estreñimiento de un paciente oncológico sometido a tratamiento con derivados de la morfina tampoco importa, las varices provocadas por problemas circulatorios tampoco importan porque también son un síntoma, la acidez de estomago tampoco importa, es un simple síntoma . Declaraciones como esas que sólo pretenden justificar lo injustificable si que son un síntoma, de incompetencia, de ineficacia, de insensibilidad hacia quienes sufren el quebranto del más importante de los valores del ser humano, la salud. Sí, hay otras formas, y la defensa de la salud sin que los pensionistas tengan que pagar un porcentaje de sus medicamentos, sin que se conviertan en medicamentos de pago completo hasta cuatrocientas especialidades, sin que se deje de prestar atención sanitaria por falta de papeles a quienes viven entre nosotros , tiene que convertirse en el objetivo prioritario de quienes defendemos una sanidad pública universal y gratuita. La crisis no puede ser la coartada para la implantación de políticas ultraliberales que pongan el riesgo ese valor supremo que es la vida humana, con papeles ó sin papeles, con dinero ó sin dinero, no hay mejor remedio natural que la solidaridad con los más débiles, señora Mato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario