lunes, 11 de junio de 2012

Nos vamos pa Madrid, Merkel rescata a Rajoy, Rajoy rescata a Arenas y Arenas rescata a Sanz

   Merkel rescata a Rajoy, Rajoy rescata a Arenas, Arenas rescata a Sanz y Sanz rescata su tradicional adhesión y lealtad al jefe y como en la canción de El Barrio se pusieron a cantar aquello de " Te voy contar una historia, todo un cuento sin hadas..deseo de escapada se palpaba el ambiente, pasábamos tres kilos del decir de la gente...le dimos tantas vueltas a una ruta inventada, pusimos la directa rumbo a la madrugada, nos fuimos pa Madrid y sin remordimiento...". A esta serie de rescates encadenados le llama mi delegada de Juventud "cadena de favores", y de eso debe tratarse de una cadena de favores entre ellos porque si no resulta difícil de entender. Arenas no ha querido creer en el vejo aforismo de no hay quinto malo, o quizás no lo han dejado ni pensarlo y resulta triste con la ilusión que el hombre le había puesto al eslogan del PP de "el cambio andaluz" para que al final al que han cambiado sea a él. Cosas de la vida, el cazador cazado, y además dos por el precio de uno.
    Sin lugar a duda espectacular la carta de despedida de Javier Arenas, como en la canción de Ana Belén "besos, ternura, qué derroche de amor, cuanta locura...". Y lo mejor de todo es que en contra de lo que pudiera parecer no se trata de una decisión a la ligera, no, lleva dos meses meditándolo, ni que fuera un fiel seguidor del Dalai Lama, y es que en esto, de tal palo tal astilla porque el rescatado Rajoy también se las medita con suficiente antelación, con tanta que sabiendo que España jugaba el domingo pidió el rescate el sábado que no era cuestión de perderse el partido inaugural de la Roja, que además debe ser la única roja que Rajoy no ve con malos ojos aunque ayer yo creo que le echó un mal de ojos. Y no se va sólo el señor Arenas, se lleva de la mano a su fiel escudero el señor Sanz cuestión esta que no terminaran de entender los defensores de la dialéctica florentina pero  es el precio que tenemos que pagar por mor de esa moda del Carrefour de la política de llevese dos por el precio de uno. Pero es entendible que para la titánica tarea que el señor Rajoy va a encomendar al señor Arenas, no piensen mal que lo de aguantar a Cospedal es sólo una liviana penitencia, que al parecer va a ser reforzar la comunicación entre gobierno y partido no sólo va a ser necesario el señor Sanz sino también la Santísima Trinidad y el logopeda de la película "El discurso del rey".
   Pero atendiendo a las recomendaciones del señor Rajoy, dejémonos de debates nominalistas, no especulemos con que si la marcha de Arenas a Madrid es un rescate ó unal inea de crédito para el próximo congreso del PP de Andalucía, ya vendrá la troika y nos contará la letra menuda del asunto que tiene que ser mucha y no tan menuda. Se abre un tiempo nuevo para los populares andaluces, los socialistas tendremos que acostumbrarnos a discursos menos floridos que los de Sanz y ya no sabremos si el nuevo líder ó lideresa miente cuando enarca la ceja izquierda, pero España gana dos grandes líderes que pueden asumir por si solos la tarea de bajar la prima de riesgo y subir el Ibex 35 como ha quedado fehacientemente demostrado en Andalucia. Adiós señor Arenas, adiós señor Sanz, disfruten del purgatorio porque ya saben que de " Madrid al cielo"... con permiso de Cospedal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario