jueves, 7 de junio de 2012

Mi amigo Pepe y su teoria de las derrotas-victorias

   Estaba yo inmerso en una profunda reflexión sobre las palabras pronunciadas en Almonte por Doña Fátima Bañez en relacion con la petición que había realizado a la Virgen del Rocío para dar solución a la crisis económica y social que padecemos e intentando encontrar los fundamentos científicos que habían provocado la invocación de la Ministra sobre todo teniendo en cuenta las fuertes creencias luteranas de la señora Merkel. No encontraba que papel podía jugar la Virgen del Rocío, ni ninguna otra, en relación con la prima de riesgo, la reducción del déficit, el desempleo, la caída de la cotización bursátil y otros males de nuestro tiempo, cuando de nuevo mi espíritu autocritico llamó a mi puerta pero esta vez en vivo y en directo. Allí estaba Pepe con una sonrisa de oreja a oreja como quien acaba de resolver el autentico sentido de las profecías de Nostradamus para este tiempo convulso que vivimos entre congreso y congreso. Se ve que en estos momentos se crece, que se siente como pez en el agua, parece que se alimentara de ponencias marco y de informes de gestión.
  
   En algunos momentos me recuerda a una antigua compañera, que no amiga, que era ponerse la credencial de un congreso y sufrir una extraña mutación que la convertía en una especie de Mata Hari inyectada de adrenalina sintética, los ojos se le salían de las órbitas convirtiéndose en un gran angular de cuya lente no escapaba movimiento alguno de los delegados allí congregados, su voz susurrante se transformaba en una especie de clave criptografica con la que distribuir consignas a fieles e infieles llegando a provocar tal desorientación en la voluntad de los delegados que hubo veces que ganó la votación el compañero de la delegación del Partido Socialista de Eslovenia que estaba allí de invitado. Era un ir y venir de corrillo en corrillo incansable e imparable,que sólo llegaba a su fin cuando al segundo día de Congreso su afonía crónica la silenciaba por una semana, y aunque había aprendido el lenguaje de signos como plan B, eran pocos los compañeros y compañeras que podían entenderle. Afortunadamente decidió un día que el Partido no era el cielo que le habían prometido y abandonó la vida orgánica y la militancia coincidiendo con la obligación del pago de la cuota para dedicarse a tareas más ilustradas de las que carezco de información suficiente por mi falta de interés en obtenerla.
     Bueno, como os decía allí estaba Pepe de nuevo dispuesto a leerle la cartilla a mi conciencia que por cierto estaba bastante agotada después de los acontecimientos de los últimos dis, pero como iba a negarle una nueva oportunidad para el desahogo conociendo como conocía su especial predilección por mi y mis circunstancias, y porque además siempre he pensado que este hombre toma algo en los desayunos que le convierten en una especie de Maquiavelo socialista capaz de iluminar la oscuridad de mis neuronas en mis dias más grises. Así que nos sentamos cómodamente en el salón, yo sabia que iba para largo porque además de la mirada iluminada de sus ojos brillantes, de su sonrisa inabarcable, sostenía bajo su antebrazo un voluminoso dossier de la prensa del día, así que me dije vamos a tomarnos la cosa con calma que aquí hay coloquio para rato. La verdad es que empezó pausado, mucho mas pausado de lo que yo esperaba trás su insistente peregrinar tras mis pasos a lolargo del dia
    Me dice para empezar que no tengo que preocuparme por el resultado del Congreso, a lo que le respondo que no estoy en absoluto preocupado y que más bien son otros los que deben estarlo porque sólo hemos perdido por dos votos frente a quienes esperaban ganarnos por cincuenta, que tampoco estoy preocupado por los tránsfugas de ultima hora porque yo he estado en la Ultima Cena mas veces que Jesucristo. Mientras le contaba esto negaba permanentemente moviendo la cabeza de izquierda a derecha como si de un muñequito de Duracell se tratara pero sin perder en ningún momento su sonrisa que se había tornado entre irónica y socarrona, ya no podía contenerse más, su afán por explicarme sus nuevas teorías era como un volcán a punto de entrar en erupción, yo me temía que me iba a hablar sobre la dulce derrota y amarga victoria, que además de ser verdad, es un clásico de estas conversación poscongresuales, pero no, para mi sorpresa Pepe me traía un nuevo concepto con el que llenar de positividad el susodicho resultado, y empezó a hablarme de las derrotas-victorias, que según él era un nuevo concepto de resultado electoral que se había desarrollado por los analistas políticos después de las elecciones andaluzas del 25M. Según él nuestro partido había perdido en las elecciones nueve escaños y en consecuencia las había perdido, pero sin embargo al mismo tiempo las había ganado porque había conseguido que nuestros rivales del PP no consiguieran su objetivo y a esto se le llamaba derrota-victoria y nos convertía en ganadores. Conforme avanzaba en su explicación más me reafirmaba en que algún ingrediente extraño estaba presente en su desayuno e incluso estuve a punto de preguntárselo de no haber sido por una llamada telefónica que tuve que atender en ese momento. Pero al poco tiempo tengo que reconocer que me había ganado para su causa teórica y empezé a contemplar la posibilidad de que lo nuestro hubiera sido una derrota-victoria capaz de fortalecer nuestro liderazgo para el futuro. La verdad es que los insomnios de mi amigo Pepe se están volviendo creativos al menos desde el punto de vista de la argumentación dialéctica.
   No quise darle la oportunidad de que comenzara su particular análisis de prensa porque mi tiempo y mi paciencia se habian agotado simultaneamente, así que decidí emplazarlo para la noche y comentar lo publicado porque según él no tiene desperdicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario