jueves, 3 de mayo de 2012

Ojú, mañana es viernes...y hay Consejo de Ministros !!!!

   Quería yo escribir hoy sobre las cosas sencillas de la vida, quería contar la experiencia vivida esta mañana en el Parlamento de Andalucía con la investidura de Pepe Griñan como presidente de la Junta, de lo que allí se ha dicho por unos y por otros, de los comentarios que se hacían entre el público tras las intervenciones de los distintos portavoces, de como la emoción subía durante la votación conforme los apellidos de los diputados se acercaban a la S de Sánchez, al tiempo que el morbo por conocer lo que diría el ínclito diputado subvertidor de los mercados a quien yo hacia en la Ciudad Condal para enseñarle los dientes a los altos representantes del Banco Central Europeo allí congregados, incluso llegué a emocionarme cuando vi la polvareda que se levantaba cuando el señor Arenas saco su viejo manual de la anterior legislatura con ese aire melancólico que envuelve los esfuerzos inútiles, en esta ocasión doblemente inútiles por el resultado electoral y por el resultado de las palabras que de él recitaba.

    Estaba tentado de contar el chisme que circulaba esta mañana por Sevilla según el cual se había visto a Esperanza Oña a hora muy temprana en la cola de la taquilla del Ave, cuestión esta que había despertado la curiosidad de los allí presentes por cuanto era público y notorio la celebración pocos minutos después del pleno de investidura al que antes me refería. Todo quedaba bien claro poco más tarde cuando ante los micrófonos de Canal Sur declaró "Urbi et orbe" que el billete que acaba de comprar no era para ella sino para un importante compañero, muy importante, quizás hasta hace poco el más importante, que debía marchar a Madrid y que quería hacerlo sin grandes alaracas, con la debida discreción, la misma discreción con la que ella lo estaba contando ante los micrófonos de Andalucía a las nueve. Dicho lo cual se ha levantado otra polvareda aún mayor que la del manual de oposición parlamentaria que el presunto viajero había sacado más tarde durante su intervención en la sesión plenaria de investidura.
   Por cierto, a estas alturas de la noche sigo sin poder descifrar la formula mágica utilizada en la votación por el ínclito diputado, lo único que tengo claro es que no fué "sí" ni "no", porque aquello sonó como más largo, como si de una metafóra revolucionaria se tratara, no sé, algo así como lo que me ha pasado a mi en algunas bodas civiles que he celebrado cuando al preguntarle a los contrayente si efectivamente querían contraer ese matrimonio, me han contestado con alguna cita poética del manual del contrayente. Aún recuerdo el apuro que pasé cuando celebrando un matrimonio entre personas del mismo sexo la respuesta que obtuve fué: " y tú me lo preguntas? Poesía eres tú..." . Pues más o menos así debió sentirse el presidente de la Cámara con la respuesta del señor diputado antimercados...
   De estas cosas sencillas era de lo que yo quería hablar esta noche, pero de manera que no acierto a explicarme, desde hace un buen rato, resuena en mi cabeza de forma machacona el estribillo de aquella copla que hiciera famosa la más grande, la desaparecida Rocío Jurado, ese estribillo reiterativo de " miedo, tengo miedo, miedo de perderte, sueño noche y día que sin ti me quedo. Tengo, vida mía, miedo, mucho miedo...". Y la autentica razón de no encontrar la explicación a este extraño fenómeno músico-mental no es otra que últimamente no sé ni el día en el que vivo, porque de haberlo sabido nada hubiese resultado extraño o inexplicable. La solución al enigma llegó como en tantas otras ocasiones de la mano del mando a distancia, sí, del mando a distancia del Iplus cuando me puse a consultar las películas que ponían esta noche y me di cuenta que hoy era jueves, lo que rápidamente me llevó a una terrible conclusión: ojú, mañana es viernes y hay consejo de ministros. Visto lo cual me coloqué debajo de la lengua un alprazolam de 0'50 y me retiré a mis aposentos como quien ha visto al diablo. Lo que dá de sí el instinto de supervivencia cuando uno lo tiene entrenado, ay Montoro, tú no sabes con quien te la estás jugando!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario