viernes, 25 de mayo de 2012

Dice Moseñor que el cuerpo no es una mera prótesis del yo...

   Hay dias en los que ne resulta muy difícil entender las cosas que pasan en este pais nuestro, en especial los viernes se han convertido en una especie de prueba de fuego para el espíritu democrático y progresista, cuando no se trata de las medidas de la derecha gobernante se trata de la uLtraderecha campante y al Consejo Mundial de Familias me remito como prueba más concluyente de lo que digo. Este fin de semana se esta celebrando en Madrid esa reconstrucción remasterizada de los valores familiares del siglo XIX de la mano de la organización ultraconservadora "Hazteoir" y con un orden del día que no deja de ser un inmenso insulto a las libertades democráticas individuales y colectivas, una puesta a flote de los restos de un Titanic ideológico que el iceberg de la democracia había mandado a pique con todas las de la ley, un revival de moralina desfasada capaz de provocar la nausea de todos quienes amamos la libertad como esencia de nuestra existencia vital. Y en ese escenario ultraconservador es donde ha emergido de nuevo la figura de Monseñor, esa especie de Guadiana eclesiástico encargado de expulsar del templo a los mercaderes de la libertad.
 En verdad os digo que Reig Plá no tiene precio, que tendría que haber muchos como él, diciendo lo que dice él, la democracia necesita de gente como él y como los suyos. Basta con oírle decir que "el cuerpo no es una mera prótesis del yo" para darte cuenta de la importancia del yo. Hasta ahora a lo más que había llegado " mi yo" era a aquello de que éramos cuerpo y alma, y aunque llevo más de cincuenta años buscando la segunda parte de mi mismo sin encontrala y eso no me había llevado más allá de una leve constatación de mi incapacidad para encontrar algunas cosas, circunstancia esta que he podido constatar se agrava con el paso de los años. Pero desde que he oído lo de la "prótesis del yo" como que llevo un día algo desconcertado, desorientado y preocupado porque con las medidas de la ministra Mato en relación con el copago de las prótesis está la cosa como para que al "yo" haya que ponerle otra prótesis.
   Monseñor se ha dado un buen atracón de libertades en el día de hoy, hay que entenderlo, estaba entre los suyos, a buen recaudo de las teorías "queer y ciborg", esas que según él atentan contra la naturaleza de la persona y que la hace esclava del sexo indiscriminado y sin amor, sin matrimonio y sin procreación. Bien dicho Monseñor, qué va a ser eso del sexo sin procreación, con lo faltito que está el mundo de nuevos seres humanos, con lo sobrado que estamos de recursos económicos para alimentar a los que ya estamos en este valle de lagrimas sobre todo en los países del tercer mundo. Qué es eso del sexo sin matrimonio con lo bien que se está practicándolo casados como Dios manda y la Santa Madre Iglesia, y si no queremos matrimonio pués para eso está la virtud de la castidad, que se están quedando desiertos los conventos y seminarios que por cierto siguen sin pagar el IBI gracias al carácter laico y aconfesional del Estado Español y la oposición del Partido Popular. Y como la sexualidad es espiritual y corporal según él, pues al que no le llegue para la segunda que se conforme con la primera y aquí todos contentos y disfrutando de los placeres de la vida.
    La verdad es que cada vez que Monseñor abre la boca para hablar de estas verdades como puños se producen incrementos de productos vigorizantes proporcionales a la intensidad de sus palabras. Pero todo esto no dejaría de ser una triste anécdota en un pais democrático si no fuese porque entre las propuestas a escuchar en ese foro no se incluyeran cuestiónes realmente innovadoras: "autenticidad de la mujer, redescubriendo la vida en el hogar", u otras como " soluciones al comportamiento homosexual", "contra la ideología de Género" ó el "lobby homosexual". Y todo esto según los organizadores del evento en un pais que se está recuperando de ocho años de un líder socialista, Zapatero, que impuso a la ciudadanía la legalización el matrimonio homosexual y el aborto. Es verdad, aún recuerdo como los tanques salieron a la calle barrio a barrio, ciudad a ciudad, imponiendo estos principios, como la policía detenía a todo los que defendían ideas como la de los organizadores del Congreso Mundial de Familias cada vez que organizaban manifestaciones como la que hicieron aquí cerca en Alcala de los Gazules, el pueblo natal de la entonces ministra de Igualdad Bibiana Aido. Es verdad, hay que reconstruir el siglo pasado pero que lo hagan en su casa, en sus iglesias, seminarios y conventos, en sus fundaciones, y el tiempo que les quede libre que se dediquen al presente, a las familias de ahora, a las que pasan hambre, a las que no llegan a final de mes, a las que tienen a todos sus miembros en el paro, a los niños de Sudán, de Etiopía, de Níger. Que salgan a la calle para que sepan lo que es una familia y se dejen de sexualidades espirituales. Que bueno que viniste Monseñor, desde que Los Morancos se retiraron no habiamos escuhado nada igual

No hay comentarios:

Publicar un comentario