miércoles, 4 de abril de 2012

Semana Santa y Año de pasión: El presupuesto de Montoro nos pone en "modo hibernación"

Toca semana de pasión y en la semana de pasión nos ha tocado todo un año de lo mismo. La Semana Santa ha sido siempre y por su propia naturaleza social-religiosa una fecha importante en el calendario, pero,que como le leía hace poco a un buen amigo, se ha convertido en una fecha ideal para hacer publicas cuestiones que se pretenden apartar del interés mediático y ciudadano. Lo contaba él en referencia a la legalización del Partido comunista aquel Sábado Santo que cambió la dirección de nuestra vuelta a la democracia real, la de los partidos y no las asociaciones políticas con las que el régimen había intentado transformarse sin perder las esencias, sin abrir las puertas a quienes desde la clandestinidad, provocada por la falta de libertades, llamaban a las puertas de la España del futuro.
   Una vez consolidado el sistema democrático de partidos y eliminado todo vestigio del antiguo régimen, la Semanña Santa vivió una extraña metamorfosis que le llevó a una especie de esquizofrenia social, por un lado mantener su naturaleza de manifestación social-religiosa y por otro lado convertirse en un periodo vacacional nuevo para escapar de la pasión de la vida rutinaria y convertirse en un tiempo de pasiones, en plural,lo más alejado cada uno lo más posible de su lugar habitual de residencia. Pero la crísis económica ha resuelto esa bicéfalia temporal y ocupacional de manera concluyente, siempre a favor de la opción originaria, es más, si en estos dias preguntas a un amigo si se va o se queda, la respuesta más frecuente es la de " me quedo y de camino veo algunas procesiones...".

   Y este espacio temporal a medio camino entre trabajo y tiempo libre, la verdad que cada vez más gente desgraciadamente con tiempo libre, este tiempo en el que la vida se convierte en sensual sinestesia, donde, al paso de los desfiles procesionales, el sonido de las marchas penitenciales, el olor de la cera y el incienso y la visión del arte sacro que baja a nuestras calles elevan nuestros sentidos más allá del momento que vivimos, parece ser el tiempo en el que los sociólogos politicos aconsejan hacer anuncios traumáticos desde el convencimiento que pasarán inadvertidos ya que todo nuestro ser consciente se encuentra centrado en dolores ajenos de nuestra historia sagrada y no en nuestros propio sufrimientos.
   Y así debieron entenderlo los asesores del gobierno que aconsejaron presentar los Presupuestos generales del Estado coincidiendo con la Semana Santa. Es como si,aprovechando las mismas fechas, la derecha quisiera devolver al pueblo soberano el golpe que éste le dió con aquella legalización, es algo así como amor con amor se paga. Qué mejor contexto para anunciar "un año entero de pasión" que la semana que lleva ese nombre?. Pués dicho y hecho, se dijeron manos a la obra ahora que el espíritu de los españoles está preparado para asumir cualquier grado de sufrimiento y sacrificio, y Rajoy le dijo a "Tijeritas" Montoro: es el momento, saca tu obra de arte, el secreto mejor guardado de las cuentas públicas, saca ahora los Presupuestos que lo mismo cuelan... Y así es como el Gobierno de Rajoy amplió la pasión a todo un año sin necesidad de renegociar el Concordato, así es como se hizo Hermano Mayor de la Cofradía de los que quieren regularizar "activos oscuros", así es como ha puesto descalzos y de rodillas a los más débiles de nuestra sociedad con una penitencia que tiene todos los papeles para ser eterna, porque no hay nada como creer en la resurrección ahora que Rajoy y Montoro nos han puesto en modo "hibernación"

No hay comentarios:

Publicar un comentario