lunes, 9 de abril de 2012

Ay, Beteta ¿Que pecado cometimos contra vosotros naciendo?

Lo ha dicho Beteta, el gran Antonio Beteta, les suena el nombre? Es el hombre de Montoro en Aministraciones Publicas, el Gran Hermano que vigila a comunidades autónomas y ayuntamientos, el que amenaza con intervenciones a aquellos que no cumplan el déficit, otra vez el déficit, que jartibles están con el déficit, como si ellos no tuvieran nada que ver con él. Beteta es la gran amenaza azul contra Andalucía, el adelantado del ministro Montoro, lo que en lenguaje común se llama el "quitaverguenzas" en mi tierra. No tiene otra cosa que hacer el hombre que sembrar dudas permanentemente sobre las cuentas andaluzas;  no pudieron gobernar en Andalucía, no los quisimos, y como un amante despechado trama su venganza en forma de insinuaciones malintencionadas sobre la honra de quien le dió calabazas.

    Hoy ha vuelto a la carga, eso sí, con grandes dosis de profesionalidad, pone en duda la veracidad de nuestras cuentas autonómicas creyendo menos al gobierno que las gestiona que a "informes de determinadas empresas", como se puede comprobar "bendita la rama que al tronco sale" que diría su padrino Montoro ó "ele mi niño!!" que le gritaría Javier Arenas si no fuese porque ha perdido la voz, todo lo que tiró como un anillo al agua del Guadalquivir la noche de autos electoral, y que me perdone Celaya,allá donde esté,por la ligereza de la cita.
    La fragilidad de algunos recuerdos, o quizás más bien la facilidad de la mente humana para expulsar aquellos que no merecen ser guardados,  puede jugarnos una mala pasada a la hora de valorar en su justa medida las cualidades del señor Beteta. Pero una rápida mirada a su curriculum nos puede dar una ligera idea de cuales son los méritos que le han llevado a tan privilegiada posición desde la que examinar las cuentas públicas andaluzas y lanzar tan científicas e incontrastables opiniones sobre ellas. Quizás a la hora de hablar sobre el tema ha sufrido algún indeseado, por su parte viaje al pasado, algún flashback involuntario, que le ha llevado a sus primeros tiempos, 2000-2005, como .consejero de Hacienda del entonces presidente de la Comunidad de Madrid, el hoy admirado por todos los demócratas, en especial las mujeres, ministro de justicia, el señor Gallardón.
    Ahí es donde el señor Beteta debió forjar sus conocimientos sobre generación de déficit publico y maquillaje posterior del mismo,.aunque tuvo una segunda oportunidad en la pasada legislatura para fe refaccionar sus conocimientos en la materia mientras ostentaba la cartera de Economía y Hacienda en el último ejecutivo de Esperanza Aguirre de cuyos brazos fue arrancado por Montoro para enseñar buena conducta y disciplina a las Administraciones Públicas españolas, y resulta cuanto menos paradójico que el que debiera haber velado por el monumental déficit del Ayuntamiento de Madrid ó de la Comunidad de Aguirre, el correligionario de Carlos Fabra y Paco Camps, los que construyen aeropuertos como el que da de comer a las palomas en un parque público, sea el encargado de velar por la salud financiera de nuestras administraciones, se acuerdan ustedes de aquello del zorro en el gallinero, pues lo mismo.
    Pero donde de verdad se curtió el señor Beteta en procedimientos democráticos a cualquier precio fué como presidente de la comisión de investigación del "tamayazo" en la Asamblea de Madrid, ahí se forjó el pequeño demócrata que todos llevamos dentro, ahí adquirió su enorme habilidad para el manejo de la cosa pública, en definitiva fué ahí donde se cubrió con la corona de laurel del olímpismo  democrático.
    Pero volviendo a lo que motivaba estas palabras, alguien en el Gobierno Andaluz debiera tener en consideración los méritos del señor Beteta y de su excelso mentor el señor Montoro, quizás el próximo veintiocho de febrero sería una buena fecha para reconocer sus esfuerzos en pro de la imagen solvente de nuestra tierra y de su gobierno, sinceramente creo que no estaría de más invitarles al patio de butacas del Día de Andalucía en el teatro de la Maestranza con sus colaboradores de la caverna mediática, sin lugar a dudas se lo merecen y algo aprenderán, digo yo....

1 comentario:

  1. no tengo tu telefono y no te encuentro en twiter. no puedo llamarte

    ResponderEliminar