jueves, 8 de marzo de 2012

En el día de hoy, ocho de marzo, el PP aprueba la reforma laboral

Esta mańana, desde bien temprano, cuando se iniciaba la sesión plenaria del Congreso de los Diputados, he tenido una sensación extraña, algo dentro de mi se resistía a aceptar lo que por otro lado era inevitable. Se agolpaban desordenadamente tiempos pasados y presentes, sentimientos de alegría y de tristeza, momentos duros y felices, y como si de una sucesión de fotogramas vitales se tratara, se proyectaban en el presente, a la velocidad de la luz, todas esas imágenes que constituían el rostro humano de la lucha por los derechos de los trabajadores, que estaban a punto de ser borrados por obra y arte de una mayoría política que ha encontrado en la crísis económica la coartada ideal para llevar a cabo la mayor tropelía social que los tiempos democráticos nunca hayan conocido. Y no se puede percibir este último acto como el final de ese drama permanente en el que se ha convertido, para una gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas, el guión que los poderes económicos le han escrito al señor Rajoy y a su gobierno y que ellos interpretan con una fidelidad y con una frialdad escénica merecedora del desprecio de los espectadores que padecen la cruel representación.

Nunca pude imaginar el cinismo con el que la señora Ministra de Empleo, por ahora mejor sería llamarla Ministra de Paro y a los datos del mes de febrero me remito, comenzaba su defensa de la reforma laboral. Cuando hacía referencia al Día de la Mujer trabajadora, ella, mujer y andaluza,no hacía otra cosa que despreciar la larga lucha de la mujeres por sus derechos sociales y laborales que tuvieron ese hito histórico en los trágicos acontecimientos que hoy, ocho de marzo, se conmemoran. Sólo una actitud cínica e hipócrita podía llevarle a comenzar su desafortunada intervención de tal forma, sólo el rechazo biológico al principio irrenunciable por todos y todas de la igualdad de hombres y mujeres pudo llevarle a tal ejercicio de desprecio hacia lo que ella misma representan en este momento. Como español y como andaluz sentí vergüenza ajena al ver como se presentaba un proyecto de gobierno que atenta contra logros tan esperados históricamente como las normas legales que han permitido,de la mano de la conciliación de la vida familiar y laboral, la casi plena igualdad laboral de hombres y mujeres.
Poco más tarde pude comprobar que hay mujeres que no traicionan sus ideas ni su condición de género, la intervención de Soraya Rodríguez dejaba claro que otro marco de relaciones laborales para hombres y mujeres es posible en una situación de crísis económica como la que vivimos, que la dureza de la misma no puede convertirse en el vehículo que atropelle largos años de conquistas sociales y laborales, que ser empresario en este pais no puede convertirse en una patente de corso para alterar unilateralmente el necesario pacto con el trabajador, que no puede convertirse de la noche a la mañana en un naúfrago a merced de la tormenta que ellos no han provocado, en la cabeza de turco a quien hay que hacer pagar los pecados que cometieron otros que hoy ocupan puestos de responsabilidad de altísima relevancia en la gestión de la economía pública de este pais. En este sentido es inevitable referirse a ese magnifico documental que podía verse hace poco en algún canal de televisión titulado "Inside Job" y que recibió el Oscar al mejor documental en el año 2011. En él se analizan las causas de la crísis económica mundial que vivimos, pero ahora quiero referirme a un hecho concreto de los muchos que allí se cuentan: El nombramiento en 2006 del expresidente y director general de Goldman Sachs, Henry Paulson, como Secretario del Tesoro por parte de George Bush. Los paralelismos inconscientes llevaron a Mariano Rajoy al nombramiento del señor de Guindos como ministro de Economía del gobierno de España después de su paso por Lehman Brothers Europa. Que nos quedará por ver?

4 comentarios:

  1. Lamento no tener más tiempo para desarrollar este comentario, ¿Tubo usted la oportunidad de votar en contra? porque su partido se abstubo.
    Un fiel ex-seguidor hasta el infinito de su persona.

    ResponderEliminar
  2. Querido fiel ex-seguidor, creo que a usted le ha pasado en este tema lo que a la paloma de Albertir, se equivocó la paloma, se equivocaba... No por ser ex seguidor sino porque ni yo ni mi partido nos abstuvimos, mas bien votamos en contra, votamos NO A LA REFORMA LABORAL, Ea ya puede volver a seguirme

    ResponderEliminar
  3. Ea pues ya tienes mi voto para el 25, gracias por la aclaración, y por responder al comentario y aun no gustandome este medio de comunicación, espero seguir leyendo tus opiniones en el futuro, suerte que falta nos hace para lo que nos queda por ver.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro haber aclarado nuestra posición para que todo el mundo tenga claro lo que defendemos unos y lo que defienden otros, saludos

    ResponderEliminar