sábado, 31 de marzo de 2012

¿Dónde vas Javier Arenas, dónde vas triste de ti?

No cabe duda que bajan revueltas, como mis tiempos, las aguas del PP en Andalucía, no cabe duda qe Javier Arenas duerme todavía la terrible pesadilla del pasado domingo mientras bajo su cama se afilan las navajas de las responsabilidades políticas. No sólo los socialistas nos alegramos de su fracaso, hay mucha gente dentro del Partido Popular que pide cabezas, esta vez no son las nuestras. Ponerse ante el espejo de la derrota produce siempre imágenes deformadas, figuras irreconocibles incluso para quienes allí se observan,y eso debe estar ocurriéndole al propio Arenas y a su cohorte de figurantes, " qué sé fizo de aquel reformismo del sur que anunciaba Antonio Sanz, que se fizo del propio Sanz en otro tiempo omnipresente y a día de hoy en paradero desconocido".
Pero ninguna tragedia, por muy terrible que sea, puede llevarte a tirar piedras sobre tu propio tejado, a envenenar el manantial del que tienen que beber tus aspiraciones políticas. Y ni el Partido popular en Andalucía, ni en España, ni la caverna mediática que los sustenta por tierra, mar y aire, han podido sustraerse a la tentación. Hemos leído, oído y visto como desde las primeras horas del batacazo electoral del PP no han cesado las agresiones contra los ciudadanos y ciudadanas andaluces que con su voto libre y democrático tomaron tal decisión. Volvieron los viejos y reiterados insultos a los que tiene acostumbrados al pueblo andalúz, volvieron las más crueles descalificaciones, las cañas se tornaron lanzas suicidas para quienes las empuñaron. Pero si algo no dice bien de los andaluces no puede ser su decisión electoral del domingo sino más bien que sean dos andaluces, Montoro y Bañez, quienes protagonizan las más duras medidas de gobierno contra todos los españoles, el presupuesto de los recortes y la reforma laboral, la luz y el gas costarán a los andaluces un siete y un cinco por ciento más, la educación y la dependencia, el empleo de los discapacitados andaluces están en grave riesgo gracias al presupuesto de Montoro, las infraestructuras andaluzas, entre ellos nuestro puente de la Pepa, cuando se termine será ya doña Josefa, y la alta velocidad duermen el sueño de los justos por obra y gracia del presupuesto de Montoro. Nunca esta tierra tuvo hijos más desagradecidos que ellos, nunca se pudo quere menos a una madre, pero como cuenta la tradición oral andaluza, "si quieres saber como es fulanito, dale un cargito", y bien que lo estamos sabiendo. Como contaba anoche en Twiter, el último que salga que cierre el gas y apague la luz, Montoro acecha....

1 comentario:

  1. Ellos como siempre tratando al pueblo andaluz como unos incultos y analfabetos, pero la guanta sin manos que les hemos dado, no han sabido ni por donde les a llegado.

    ResponderEliminar