sábado, 10 de marzo de 2012

Cuando la misoginia se apodera del valor de la política

Con frecuencia los actos propios de la condición humana, entre ellos las decisiones que afectan a un número importante de personas, como ocurre con las medidas que un gobierno puede adoptar, suelen interpretarse en base a lo más aparente, a lo más general, a su beneficio ó daño más directo sobre los ciudadanos a los que se dirige dicha medida. Y así podemos entender que la reforma laboral, de la que tanto hablamos en estos días posteriores a su aprobación por el gobierno, o la paralización de la aplicación de la Ley de Dependencia a miles de personas ya evaluadas, son medidas que dañan de manera muy importante el interés de millones de trabajadores y de ciento de miles de personas dependientes.

Pero en estas medidas hay, un valor añadido subliminal que es necesario sacar a flote para que sean percibidas en la globalidad de su maldad, para que sean entendidas en su justo término como manifestación de la dureza ideológica del gobierno que las ha puesto en marcha, en su conexión conceptual con otros anuncios llevados a cabo por miembros del mismo gobierno como es el caso del ministro de Justicia, el señor Ruiz Gallardón, en relación con la ley que defiende el derecho de la mujer a su libertad sexual y reproductiva, son todas ellas decisiones que revelan a las claras que la acción de gobierno del señor Rajoy y de sus ministros y ministras está presidida por ese sentimiento tan detestable como es el de la MISOGINIA. El gobierno del Partido Popular ha puesto en marcha una ofensiva terrible, por tierra, mar y aire, contra los derechos de todo orden que las mujeres andaluzas y españolas han ido consiguiendo con su lucha, durante bastante tiempo no reconocida, con su esfuerzo constante y sobre todo con su valentía y arrojo para luchar por lo que entendían que era un objetivo irrenunciable, la verdadera igualdad de hombres y mujeres. El señor Rajoy y su gobierno han debido entender que,aprovechando que la crísis pasaba por aquí,ha llegado el momento de acabar con lo que ellos entienden como privilegios cuando no son más que normas básicas y necesarias para la coexistencia pacifica de la especie humana independientemente del género al que cada cual pertenezca. Y aeso se han aplicado con todas sus energías y con toda su capacidad. Si ya resulta vergonzante y no menos cruel que una mujer, la ministra de empleo, empezara su defensa de esa inmoral Reforma Laboral manchando la memoria histórica que nos lleva a celebrar el ocho de marzo el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, no menos vergonzantes y crueles han sido las sucesivas intervenciones del señor Gallardón, en sede parlamentaria y fuera de ella, en relación con los derechos de la mujer en lo que se refiere a su libertad sexual y reproductiva, manifestando una posición política solo entendible desde el punto de vista de la deuda política que el Partido Popular mantiene con la jerarquía eclesiástica motivada por la colaboración prestada, lo que podríamos llamar la complicidad necesaria, en la lucha política planteada por el Partido Popular a los sucesivos gobiernos de Zapatero. Sólo así se puede entender que el que fuera adalid del centrismo, la foto sepia pero presuntamente progre de la derecha española, haya recorrido a la velocidad de un sprinter la larga distancia que se suponía le separaba de su eterna rival interna, la señora Aguirre, hasta superarla por la derecha y pisando la raya continua de la derecha mas extrema. Sólo un fuerte sentido de MISOGINIA POLÍTICA ha podido llevar a la señora Bañez, al señor Gallardón y al propio señor Rajoy a tan terrible ofensiva bélica contra los derechos de la mujer.
Rememorando magníficos títulos de excelentes películas de Almodóvar estoy convencido de que hay millones de mujeres que viendo lo que el Gobierno de Rajoy está legislando y también por lo que está anunciando que legislará, piensen aquello de "Pero que hemos hecho para merecer esto" y puedan encontrarse "Al borde de un ataque de nervios" con sólo pensar que puedan perder su empleo por quedarse embarazadas o ser detenidas por ejercer su derecho a la libertad reproductiva. Que disparate de gobierno!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario