domingo, 19 de febrero de 2012

Fiebre de sábado tarde: historias de un pais de Trolls

Recuerdo que en mis tiempos universitarios y muy cerca ya de obtener la licenciatura, en los que no todo sobre lo que tenias que trabajar te gustaba aunque no quedara más remedio que hacerlo, que la fortuna me llevó a cerrar la asignatura de literatura contemporánea con un trabajo sobre uno de mis poetas preferidos, uno de mis paisanos más insignes, alguien que más allá de la mera creación literaria siempre había despertado en mi complicidades inconscientes, no sé si por compartir el ADN de ser gaditanos, por su encantadora forma de recrear sensorialmente todo aquello que sólo podemos comprender quienes hemos habitado su arboleda perdida ó simplemente nos hemos sentido como él marineros en tierra. Bien es verdad que la tarea no era fácil, el objeto de mi estudio era uno de sus libros de poemas más complejo, el que había escrito en su encrucijada vital más complicada mientras una fuerte crísis personal hacía estragos en su mente y en su cuerpo. Se trataba de Sobre los Angeles, un conjunto de poemas que la critica literaria ha considerado siempre uno de los mejores exponentes del surrealismo entre los escritores de esa magnifica generación del 27.
 Y tal fue la extrañeza que me provocó la primera lectura de esos poemas, tan apartados del tono amable, de la sencillez formal, del color y del calor de sus primeros libros, Marinero en tierra ó El Alba del alhelí, que contagiado del amargo sabor, de la irregularidad formal, en definitiva, del dolor que aquellos poemas destilaban y la crueldad que aquellos Angeles profesaban, que hacía pensar más en demonios personales del poeta que buscaban liberarse de su cuerpo y de su mente, decidí adentrarme en el primer volumen de sus poéticas memorias, las que fué publicando en tres momentos bien distintos de su vida bajo el título reiteradamente reminiscente de La Arboleda perdida. Allí estaba la explicación de tan profundo cambio, allí estaba la fuente de la hiel que impregnaba aquellos versos desesperados, allí estaba la causa de tan radical cambio conceptual y formal.
Alberti había escrito gran parte de esos poemas en la casona que José María Cossio tenía en Tudanca, donde el critico taurino, gran amigo de escritores y artistas de la Generación, lo había llevado para intentar que recuperara la fortaleza mental y física a la que su crísis existencial le había conducido. En las largas noches de fiebre e insomnio el poeta ,semiconsciente, escribía sobre las maderas del suelo de su habitación,con las tizas que Cossio había dejado a sus alcance, palabras y palabras que a la mańana siguiente terminaban siendo esos terribles pero al mismo tiempo hermosos poemas que serian el objeto de mi estudio y obra cumbre en la trayectoria lírica de Alberti.
Y hoy, cuando la gripe al tercer intento me ha sumido en ese estado febril que te aleja de la percepción realista de todo lo que ocurre a tu alrededor, que te hace teñir de acida hiel tu personal visión de la vida y de quienes intentan jodertela a cada momento, hoy he terminado de entender que aquellos Angeles parecieran Demonios.
 Escribía no hace mucho en este mismo blog sobre una historia de trolls amables, me servía para ello de los muńecos de la entrañable Maricarmen, hoy quiero hablar de otros trolls, nada amables, más bien hirientes, yo diría que insultantes y también manifiestamente exultantes desde aquel fatídico 20N en que nos dejamos engañar por los profetas del empleo convertidos hoy en los sacerdotes del paro con  sus ceremonias imparables de reformas y recortes. Hay entre ellos quienes asumen esa condición provocadora del troll desde el banco azul y la tribuna del Congreso de los diputados, mención especial merecen entre otros, ministros como Montoro, Wert ó el propio Gallardón, a quien la careta de carnaval centrista se le ha caído a la primera de cambio con la negativa a retirar el recurso sobre la ley del matrimonio igualitario ó la propuesta de modificación de la ley que regula la interrupción voluntaria del embarazo. Las formas provocadoras y chulescas de Montoro despreciando a los legítimos representantes económicos del gobierno de los andaluces en sede ministerial, el cambio, provocador para las autonomías que habían convocado oposiciones, de los temarios retrotrayendolos a décadas pasadas, la reforma laboral de la ministra Bañez, todo ello da carta de naturaleza a la consideración de
gran parte de ellos como auténticos trolls de la acción de gobierno.
Pero no es sólo en ese nivel donde encontramos esos comportamientos provocadores, también la acorazada mediática presenta bastantes comportamientos de ese tipo y no sólo desde donde es más habitual, los comentarios anónimos a las noticias de las ediciones digitales sobre lo que se podría escribir una novedosa tésis doctoral, no, ocurre también desde las editoriales, desde los artículos de opinión con firma e incluso foto del autor, desde las crónicas disfrazadas de actualidad política. Nada más provocador y al mismo tiempo lamentable que las portadas críticas de estos días contra líderes y organizaciones sindicales en un intento, por otra parte estéril, de acallar el llamamiento a manifestarse contra una terrible reforma laboral en cuyo horizonte no se vislumbra otra cosa que más paro y un considerable deterioro de las condiciones laborales de quienes mantengan a duras penas su puesto de trabajo en este pais. Hubo un tiempo,en el que ante situaciones como estas, uno exclamaba: vivimos en un país de locos!!! Hoy no, hoy, para ser justos y objetivos, tendríamos que decir que vivimos en un pais de trolls!!!!....

No hay comentarios:

Publicar un comentario