miércoles, 8 de febrero de 2012

El día que dejamos de tocar en "La orquesta del Titanic". Parte primera y no única

Tenía mono, hacia casi dos semanas que mis ocupaciones oficiales y oficialistas no me permitían darle continuidad a este mi pequeño espacio de intimidad compartida, echaba de menos poder seguir hablando en tiempos revueltos, sobre todo después de haber oído a Rajoy murmullar que vive en un lío, lo que confirma mi teoría de que vivimos en esos tiempos,cuando ni el propio presidente del gobierno escapa a los líos con la súper mayoría que consiguió engañando a los españoles como a chinos, que se dice en el argot popular, aunque parece que ahora son los chinos los que nos engañan a nosotros como españoles, bueno, vale, que me estoy metiendo en otro lío de nacionalidades cuando Rajoy ha dejado hoy bien claro en la replica a la señora Díez que el es español, español....como si alguien lo hubiera puesto en duda, pero son las cosas que dice este hombre cuando se queda sin papeles, como si de argumentos políticos de primer nivel se tratara, de todas formas no estaría mal que la próxima vez que lo diga, Rubalcaba le pida la partida de nacimiento no vaya a ser que haya gato encerrado, porque me viene a la cabeza aquello de "excusatio non petita, acusatio manifiesta".

Pero yo no quería hoy escribir sobre el gran presidente de la oposición, yo quería hablar del naufragio del Titanic ahora que estamos próximos a cumplir el primer centenario del mayor hito trágico de la historia de la navegación con pasajeros por mucho que el Capitan del Costa Concordia haya querido emularlo para así pasar a la historia, cosa que afortunadamente no ha ocurrido por el bien de los pasajeros. Fue en abríl de 1912 cuando este trasatlántico de la compañía White Star, vaya nombrecito para chocar con un blanco iceberg, naufragó provocando la muerte de más de dos mil personas. Muchas han sido las opiniones sobre las causas del naufragio que desde entonces se han formulado siendo la más compartida la que habla de una conjunción de incompetencias, errores imperdonables, falta de escrúpulos y de ética de los responsables del buque, etc...y ha sido mi permanente tendencia al naufragio la que me ha llevado a buscar un análisis serio desde el punto de vista técnico y he encontrado una causa sorprendente, la razón directa del accidente es que los vigías no tenían prismáticos hecho insólito en esa época y en ese buque porque de esa manera habrían avistado el iceberg con la suficiente antelación y evitar así la colisión. Del Titanic llegó a decirse que ni Dios podía hundirlo, al parecer,esa noche debía tenerla libre.
Y coincidiendo con las vísperas del centenario de la tragedia ha llegado a las tiendas la nueva historia de amor musical de esos "dos pájaros de cuentas" de ese "otro pacto del Betis" musical,por cierto, de mayor éxito que el político, que precisamente lleva por título "La orquesta del Titanic". Pero de ellos, de su orquesta del Titanic, de algunas de sus canciones, una de ellas "Cuenta conmigo" es el politono preferido en los teléfonos de los socialistas de nuestra tierra andaluza esta nueva semana de pasión sin Semana Santa, y de la autentica orquesta del Titanic, la que pereció ahogada mientras seguían tocando "Más cerca de ti Señor", de todo eso escribo mańana porque no quiero morir en la orilla después de haberme hartado de navegar simplemente por no respetar esa vieja costumbre de la cena, que no de la "Ultima cena".

2 comentarios: