jueves, 16 de febrero de 2012

Bendita publicidad que todo lo explica

 Nunca me gustó ese juego de preguntas y respuestas al que se conoce con el nombre de Scattergories, lo mio siempre fue el Trivial, donde todo es hablado, no hay que escribir y por lo tanto no dejas rastro a no ser que haciendo uso indeseable del movil alguien grabe la partida. Pero es verdad que aquel anuncio televisivo de promoción del famoso juego de mesa,en el que el invitado decía a los anfitriones con los que jugaba la partida, o aceptais pulpo como animal de compañia ó me llevo el Scarttegories, ha quedado grabado en el inconsciente colectivo de manera fuerte hasta tal punto que cuando alguien no lleva razón en algo y no se le reconoce, recurre a la famosa frase para forzar a sus interlocutores a que reconsideren su razonamiento, da igual llevar razón ó no, lo que importa es quien tiene la sartén por el mango, y ese es siempre el propietario del Scarttegories.

   En dias como estos es muy fácil quedarse sin poder terminar la partida porque por mucho que asientas a las caprichosas y equicocadas, en algunos casos disparatadas,  respuestas del propietario del juego corres el riesgo de tener que abandonar la mesa y tu condición de jugador para no terminar confundiendo de por vida las categorias del reino animal con el mineral, los seres vivos con los inanimados, las churras con las merinas y como decía un vaquero de mi pueblo, al que traté mucho en mi infancia y juventud, las "vacias con las parias", en definitiva, para no terminar engrosando el gasto sanitario derivado del magnífico, por ahora, programa del Salud Mental de la Consejeria del mismo nombre del Gobierno Andaluz.
  Y puestos a recordar otros spots publicitarios que quedaron en el imaginario popular y que explican algunos comportamientos que estoy observando en estos dias,  viene a mi mente aquel de "mi primo el de Zumosol". Aquel anuncio de zumos se convirtio casi en un eslogan en defensa de los débiles, en un recurso contra la dominación del fuerte, en ocasiones en un dulce grito contra la imposición de la fuerza sobre el derecho y de la prepotencia sobre la razón. Pero también es verdad que con frecuencia se ha pervertido ese sentido original de las palabras del pequeño que se veía acosado y maltratado por el grandullón, ese sentido de demanda de ayuda se fué tornando en amenaza en determinados contextos y situaciones de la vida y usado por quienes no son capaces de servirse por si mismos y recurren a una fuerza superior para imponer sus propositos. En definitiva, lamentable siempre el recurso a la fuerza ajena en casos como estos últimos.
  Y para terminar con este recordatorio nostálgico, un último ejemplo que también en estos dias nos viene como anillo al dedo, me refiero al de Renault Clio que hizo famoso aquél acrónimo de JASP, joven aunque sobradamente preparado. Este es el que mas rabia me produce cuando contemplo como se han olvidado los valores que encerraban esas cuatro palabras y por ese mismo orden. He tenido la oportunidad de comprobar que apostar por el Clio no es la opción más extendida en estos dias, que en el mercado del automovil como en el de la política venden más los todoterrenos con tracción a las cuatro ruedas, que si no aceptamos Clio como animal de compàñia se llevan el Scarttegories y si hace falta llaman a  su "primo el de Zumosol" aunque te apliquen el plan Renove y te den tres mil euros por tu viejo coche.

2 comentarios:

  1. El otro día en clase tras dar como válida una creativa respuesta sobre algo, dije lo del pulpo y un niño me pidió que se lo explicara, que su padre también se lo decía a su madre en casa.
    Así es que tuve que explicarlo. Adolescentes son, en días como nubes!!

    ResponderEliminar
  2. Que pena...en que se esta convirtiendo la politica, no se busca a la persona mas adecuada para estar al frente, si no a ver quien tiene el sarten por mango.e impone al mas pulpo...

    ResponderEliminar