jueves, 12 de enero de 2012

QUE CARA TIENE MARIANO Y LA GENTE DEL PP

  Que cara tiene Rajoy y la gente del PP, y no lo digo en el sentido figurado de su dureza que también de eso se puede escribir y hablar, porque hay que tener la cara dura para decir todo aquello que decian cuando estaban en la oposición y nos vendian su particular "Mariano en el País de las Maravillas", con el empleo como principal línea argumental del cuento y la no subida de impuestos como argumento secundario, con Montoro convertido en el profeta de las recetas mágicas, con sus hadas madrinas Cospedal y Saenz de Santamaría y sus varitas mágicas, con el ogro ZP devorador de jovenes desempleados y manager del caché de la prima de riesgo, que por cierto no se lleva bien tampoco con su primo De Guindos, de donde precisamente piensan que nos hemos caido los demás, con una previsión de millones de parados en la EPA que viene que no la va a reducir Fátima ni con los milagros de la virgen del mismo nombre ni  tan siquiera con la maquina de "Mamá, he encogido a los niños", para desgracia de todos aquellos que forman parte involuntaria de esas estadísticas.
 No me quiero referir a esa cara, la que le han venido echando estos hombres y mujeres del Partido Popular mientras duraba su alianza perversa con la crísis para alcanzar el poder no a cualquier precio sino al precio más alto, el de vaciar de ilusión el inconsciente colectivo de los españoles y las epañolas y meterlos en un túnel sin salida ni siquiera de emergencia. Conociendo a Mariano no merece la pena ni siquiera el desahogo de decirle que es un "cara" porque sin duda alguna su respuesta , "depende", lo confirmaría.
   Me refería a otra cara, la real, la que cada uno de ellos lleva puesta en la parte delantera de la cabeza, a la que un amigo mio se refiere como "informe caritas", la que se les podia ver ayer durante la celebración de la sesión plenaria del Congreso, donde por cierto Montoro echó mucha de la otra hasta el punto de pasar por la izquierda no sólo a los socialistas sino al propio tarro de las esencias del intercionalismo proletario, el señor Cayo Lara, con esa explicación del ajuste solidario y temporal, palabras estas que conociendo la versatilidad del vocabulario público del Partido Popular son más falsas que la moneda de la copla que tanto éxito obtuvo en el amplio y popular panorama de la canción española.
  Para mí que no tienen buena cara, que se les ha descompuesto de la investidura para acá, que la sonrisa esplendorosa de aquellos dias de diciembre ha ido tornandose  melancólica bajo los efectos del llamado "Sindrome de la Gioconda" cuyos derechos de autor estan registrados a nombre de un tal Leonardo da Vinci, en resumidas cuentas que es imposible discernir si rien o si lloran y que para disimular el desencanto de la victoria histórica se aplauden a si mismo con una intensidad y tanto tiempo que son la envidia de los muñequitos de Duracell, y es que han debido ponerse las pilas por lo que parece.
  Y es que la cara del Presidente es la misma que la que se le quedó a un amigo mio al que le tocó el "Gordo de Navidad" y nunca encontró el décimo, joder que mala suerte, y Esperanza, esa si que rie, bajando el tramo autonómico del IRPF. Así no me extraña que el Presidente haya perdido la palabra aunque sea de las pocas cosas que en este país no tributan en ningún tramo a pesar de los ajustes del PP. Disfruten lo votado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario