sábado, 28 de enero de 2012

EN EL PRINCIPIO FUE LA CONFIANZA, DESPUES LA FE , LA ESPERANZA Y LA CARIDAD.

  En el principio todo fue la confianza, todo se reducía a una simple cuestión de confianza, no eran necesarios más argumentos que la confianza, había que confiar en Mariano y en el Partido Popular...Para quienes siempre habian confiado en ellos, desde el principio de los tiempos, la propuesta electoral era fácil de entender y de asumir, ellos siempre confian en ellos mismos y al histórico de resultados electorales me remito, su fidelidad está hecha a prueba de bombas, llueve o ventee, los suyos son los suyos y a ti te encontré en la calle.... Para quienes se habian caracterizado por la intermitencia de su voluntad electoral, los de ahora sí ahora no, tampoco el argumento de la confianza era desdeñable por pura coyuntura económica y social, el anterior gobierno había generado en ellos sensaciones contradictorias y el balance de la gestión había dado números rojos en la cuenta de la razón....
Para quienes nunca se atrevieron a cruzar la delgada línea azul la decisión de hacerlo fue bastante traumática en la mayor parte de los casos pero debieron pensar aquello de "que mas cornás da el hambre" y decidieron adentrarse en las profundidades del cambio instalados culposamente en la mala conciencia de abandonar a los suyos como el capitan del Costa Concordia, pero al final lo hicieron, entregaron su confianza por un plato no de lentejas sino de caldo gallego que no fue otra cosa que  "pan pa hoy y hambre pa mañana" que dicen en mi tierra.
   Pero pronto, muy pronto, como en el famoso western "la confianza tenía un precio", y la verdad es que el precio inicial ya fue alto, tan alto como el diferencial de la prima de riesgo con el bono alemán, hay que ver como aprendemos economía a golpe de informativo y nunca mejor dicho lo de golpe. Pero para golpe bajo el decreto que el ínclito Montoro nos quiso vender a los subditos del reino de España como un ejercicio de solidaridad, por cierto, temporal...si, temporal, para temporal el que se nos viene encima a todos en forma de resaca del "tsunami azul" con Montoro y De Guindos como hombres del tiempo del telediario gubernamental y de la acorazada mediática, sin olvidarnos de la directora de informativos de los viernes, la señora De Santamaría, que en sus comparecencias empieza a mostrar signos de contagio de la "afonía intelectual" crónica que sufre el primer dignatario gubernamental que sólo habla en el extranjero o en presencia de extranjeros en España, no estaría mal entrevistarlo en el espacio "Españoles por el mundo" y así nos enteramos del Via Crucis al que nos han invitado como si de un Viernes Santo eterno se tratara. Para mi que estos primeros tiempos de gobierno del PP se asemejan mucho al camarote de los Hermanos Marx, donde resuena la potente voz de Montoro gritando "más madera!!!" mientras Mariano interpreta a Harppo tocando la bocina mientras sonrie maliciosamente y De Guindos intenta subirse de nuevo a su apellido de donde se debio caer poco antes de acudir al Foro de Davos donde ha vuelto a vuelto a contribuir de manera notable a alimentar la voracidad de los mercados deseosos de devorar deuda soberana  española que se dice ahora. Pronto la confianza no fue suficiente y se recurrió a las virtudes teologales, había que tener "fé" y mantener la "esperanza" en que la "caridad" del decreto de Montoro nos sacará del tunel de la crísis sin necesidad de que Rajoy, el que según Soraya asumía la dirección de la política económica en primera persona, abra la boca. Como se puede comprobar este gobierno, que ha hecho de su práctica política un eslogan parecido a aquello de "más vale una imagen que mil palabras", es como una nueva Corte de los Milagros, no la de Victor Hugo, dios me libre, sino la del genial Valle-Inclán, a sus obras me remito, o quizás mejor aquello de por sus obras los estais conociendo. Disfruten lo votado.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario