sábado, 3 de diciembre de 2011

POR ALGO HAY QUE EMPEZAR

Hablar en tiempos revueltos, puede parecer fácil pero no lo es, os lo aseguro. Y si quien pretende hacerlo es alguien que se dedica a la política como que peor, os lo digo por experiencia. Por eso, este no pretende ser el blog de un político aunque en ocasiones la política pueda estar presente. Quiero hablar de las cosas normales de la vida, de aquello por lo que no sales en los medios de comunicación ni aunque lo grites con todas tus fuerzas, quiero hablar de lo que me gusta, también de lo que me disgusta, pero quiero hacerlo sin aspavientos, sin la teatralidad a la que con bastante frecuencia te obliga tu condición social, sin la crispación de los unos contra los otros, quiero ser bueno, de verdad, quiero ser bueno....
   Bueno, mis obligaciones me reclaman en forma de cachorro de labrador por nombre Yoko que acaba de cumplir su primer año y cuando le aprieta el hambre no entiende de redes sociales. Yoko aún siendo tan joven es ya un veterano superviviente, lleva dos intentos de suicidio con raticida y a los dos ha sobrevivido y es que no hay nada como ser el labrador de Paco Cabaña, que mala es la genética...

No hay comentarios:

Publicar un comentario