sábado, 17 de diciembre de 2011

MARI CARMEN Y SUS MUÑECOS, UNA HISTORIA DE "TROLLS" AMABLES

  Hace unos años, quizás unas décadas, en los tiempos en los que estabamos obligados a la monogamia televisiva por la inexistencia de otras posibilidades, era bastante frecuente que en las galas televisivas apareciera una figura deseada y admirada, la del ventrilocu@. Dos fueron los más famosos y conocidos: Jose Luis Moreno y Mari Carmen Martinez más conocida con el sobrenombre artístico de MariCarmen y sus muñecos. Sus cuatro muñecos el pato Nicol, ejemplo de irreverencia para los tiempos que corrian, la adolescente Daisy emblema de la rebeldía juvenil, el león Rodolfo que hubiera dado su vida por conocer la ley de matrimonios entre personas del mismo sexo y Doña Rogelia reclamo generacional para las abuelas y arquetipo para quienes buscaban desahogarse de la presión de la suegra. Cuatro muñecos, cuatro oportunidades para decir por boca prestada lo que a Mari Carmen se le antojara.

   Y es que con bastante frecuencia el ser humano requiere de "otros yo" para decir aquello que no se atreve a expresar desde su propia personalidad. Probablemente el éxito de esta mujer se debía a la identificación que el espectador sentía con cada uno de esos modelos sociales, el potencial pasota tenía en el Pato Nicol la voz prestada que necesitaba, la joven rebelde de aquellas generaciones encontraba en Daisy el modelo a seguir, quienes no podian disfrutar del derecho a la libertad sexual miraban con evidia al león Rodolfo y quienes odiaban a su suegra soñaban por cambiarla por Doña Rogelia cosa más facil que separarse de la esposa y por tanto de la suegra. Eran voces prestadas pero amables, divertidas, generadoras de múltiples simpatias....
   No creais que lo hasta aquí contado es un simple o necesario ejercicio de nostalgia, una mirada hacia atrás sin ira, una búsqueda amable del tiempo perdido, no, es una mera elucubración mental que  surge de la lectura dias atrás de un mágnifico articulo de Elvira Lindo titulado "Carta al Director", publicado por El País y donde hace una reflexión sobre el anonimato en las redes sociales, los "Trolls", los muñecos de Mari Carmen de la era digital, o lo que ella define como "los hijoputas de toda la vida pero a nivel virtual". Mágnifica definición dificil de superar, grandismo ejercicio de concisión conceptual, si Quevedo levantara la cabeza se quitaba el sombrero. Nada que ver estos Trolls con Nicol, Daisy, Rodolfo o Doña Rogelia aunque quieran parecerse a ellos en lo generacional y en lo conceptual.
   Y es que hoy en dia hay mucha Mari Carmen y sus Trolls, también mucho Jose Luis Moreno y los Suyos, no quiera entender nadie una afrenta de género en el ejemplo utilizado, hay mucha Mari Carmen y mucho Jose Luis en blogs, en páginas web, en prensa escrita o en tertulias y programas televisivos donde aparecen esos SMS en forma de karaoke que no respetan ni al ventrilocuo de turno. Seamos valientes, pongamos la cara y la boca aunque nos la partan,  seamos al menos muñecos de Mari Carmen y no trolls, matemos al Troll que todos llevamos dentros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario