domingo, 11 de diciembre de 2011

AQUI ESTA TODO DESCUBIERTO

 Con muchisima frecuencia, yo diría que con más de la que la sensatez y la prudencia aconsejarian, los seres humanos de los tiempos que corren solemos pensar que todo lo estamos descubriendo nosotros como si cualquier tiempo pasado no hubiera existido y la historia de la humanidad hubiera comenzado el dia que nacimos cada uno de nosotros. Probablemente gran parte de la responsabilidad de esa falsa creencia se deba a los grandes descubrimientos del pasado más reciente y del crítico presente que con un futuro incierto nos llevan a revalorizar nuestra autoestima aún a riego de que en cualquier momento una agencia de calificación de riesgo nos la convierta en bonos basura en menos que canta un gallo.

   Estamos ante una permanente y arriesgada necesidad de reafirmar nuestras potencialidades en lo individual y también en lo colectivo como si nuestra propia condición humana heredera  y herada de tiempos pasados no fuese suficiente garantía para afrontar con éxito la búsqueda de nuestros paraisos perdidos en algún agujero negro del universo globalizado.
   Y he llegado a estas reflexiones mientras intentaba evadirme de la resaca social provocada por la celebración del evento de mayor relevancia de todo el país y que acontecio en la noche de ayer en el madrileño Paseo de la Castellana. Fué por eso por lo que huyendo de titulares tremendistas y crónicas de harakiri me lanzé a bucear, que no navegar, por los apartados de noticias raras de las ediciones digitales. Y a medio camino de conseguirlo lo encontre, un artículo sobre el hombre más rico del mundo que publicaba la revista Forbes. Y me pregunto yo porqué siempre se escribe del hombre más rico del mundo y no de la mujer más rica del mundo? qué gran deuda histórica tiene el mundo de las finanzas con las mujeres. Bien, a lo que ibamos, como en los últimos años, el lider indiscutible era Bill Gates que llegó a tener una fortuna de 124.000 millones de dólares mermados en los últimos años por su fuerte vocación altruista. Y en la comparativa histórica aparecio un personaje que me llamó la atención, el noble romano Marco Licinio Craso cuya fortuna trasladada de sestercios a dólares se estima en 1,5 billones lo que le situaría en un ranking actual entre las primeras quince naciones del mundo y en igualdad con el PIB español. Las causas de tal fortuna: la especulación y el tráfico de esclavos. Quizás la unica causa que podría considerarse como fruto de  nuestra época sería el narcotráfico.... qué gran mérito !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario